Economía

El sector pide incentivos fiscales similares a los del coche eléctrico

Las empresas inciden en que el Gobierno debe apoyar la eficiencia en la edificación

Los participantes en el encuentro «La nueva industria de la promoción inmobiliaria», celebrado en Madrid
Los participantes en el encuentro «La nueva industria de la promoción inmobiliaria», celebrado en Madrid - ABC

La eficiencia energética es una de las materias pendientes del sector inmobiliario español. La Agencia Española Certificada en Termografía Infrarroja calcula que cerca de dos millones de viviendas se encuentran obsoletas desde el punto de vista energético, lo que ocasiona mayores gastos en los consumos de electricidad y calefacción.

Impulsar medidas para bonificar la construcción de edificios eficientes resulta, por tanto, imprescindible, a juicio de las firmas promotoras, que quieren convertir la modernización de los procesos productivos en una de sus nuevas señas de identidad. En este sentido las firmas inmobiliarias reclaman incentivos fiscales similares a los que existen en otros sectores, como el del automóvil, que disponía -con el Ejecutivo en funciones se agotaron los fondos- de una línea específica, el plan Movea, para los vehículos propulsados con energías alternativas (automóviles eléctricos, gas licuado, gas natural comprimido y licuado).

Ayuda a la Administración

«Si al comprar un coche eficiente pago menos impuestos, los promotores que construyan viviendas eficientes y quienes las compren deberían soportar también una menor carga impositiva», indicó el consejero delegado de la consultora Irea, Mikel Echavarren, en el encuentro «La nueva industria de la promoción inmobiliaria», organizado por Ep e Insur. «Necesitamos un empujoncito como el que se está dando al coche eléctrico», añadió.

Los participantes en el encuentro coincidieron, además, en que la relación entre coste y beneficio resulta positiva para el propietario del inmueble eficiente, por el menor gasto energético. «En su conjunto, el comprador de una vivienda eficiente compensa con creces con lo que se ahorra en energía lo poco más que paga de precio por un piso sostenible», sostuvo el presidente del grupo Insur, Ricardo Pumar. Este directivo, asimismo, aseguró que promover este tipo de inmuebles «no resulta mucho más caro».

Los retrasos en la concesión de licencia encarecen los precios hasta un 6%

En el nuevo contexto de recuperación, la vivienda nueva ha cobrado especial relevancia, debido al interés de los compradores por activos de mayor calidad y ante la obsolescencia de parte de las viviendas presentes en el «stock» de casas sin vender. «En esta nueva etapa, el sector inmobiliario pivota sobre la demanda, sobre lo que pide el cliente, y los compradores quieren viviendas sostenibles y que ahorren energía», explicó el consejero delegado de Neinor Homes, Juan Velayos.

En cualquier caso, el Gobierno ya ha comenzado a trabajar en la elaboración del nuevo plan estatal de fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria y la regeneración y renovación urbanas, que establece subvenciones para mejorar la calidad de la edificación y su eficiencia energética. Ante el agotamiento de dicho programa este año, el Ejecutivo en funciones tomó la decisión de prorrogarlo durante 2017. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, avanzó que destinará 321 millones de euros a esta medida. «La eficiencia energética de las viviendas debe ser una de las nuevas banderas del sector», zanjó el presidente de la patronal de promotores APCE, Juan Antonio Gómez-Pintado.

Los representantes del sector hicieron hincapié, por el contrario, en que lo que verdaderamente encarece la vivienda son los retrasos administrativos en la concesión de licencias. Según Irea, esta demora puede llegar a suponer una subida de hasta el 6%.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios