Economía

«En Madrid existe una demanda de obra nueva y ya no hay stock»

Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de Asprima y Apce, insta al Gobierno a buscar fórmulas para reactivar el acceso a la primera vivienda por parte de los jóvenes.

 «En Madrid existe una demanda de obra nueva y ya no hay stock»
Maribel Núñez Madrid - Actualizado: Guardado en:

Tras la prolongada resaca tras el estallido de la crisis, el negocio inmobiliario parece recobrar al fin el pulso, especialmente en Madrid. El presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima) y de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE) analiza el presente de un sector que avanza hacia el futuro sin olvidar las lecciones del pasado.

—Todos los indicadores señalan que se está produciendo una recuperación de la venta de la vivienda en Madrid, tanto nueva como usado. ¿Cuáles son los últimos datos que tiene?

—En el mes de septiembre de 2016 se han producido 5.522 compraventas de viviendas en la Comunidad de Madrid, de las cuales, 1.148 fueron de viviendas nuevas (el 20,8%) y 4.374 de viviendas usadas (el 79,2%). Suponen más del 15% del total de España.

—En materia de promoción inmobiliaria ¿cuáles son las últimas cifras?

—A nivel nacional, los visados en España en agosto de 2016 se sitúan en 3.291 frente a los 2.739 de 2015, lo que supone una diferencia anual del 20,2%. En el caso concreto de la Comunidad de Madrid la cifra de visados en el mes de agosto fue de 723, casi un 35% más respecto al mismo mes de 2015.

—¿Qué diferencias se aprencian en el mercado inmobiliario madrileño respecto al del resto de España?

—La principal diferencia es la velocidad a la que el sector inmobiliario madrileño está saliendo de la crisis económica respecto a otras provincias e incluso comunidades. A día de hoy Madrid prácticamente ya no tiene «stock» de vivienda y existe una demanda latente de obra nueva.

—El mercado de alquiler tamibén parece que está repuntando ¿Cómo ve este sector?

—La recuperación económica, la movilidad laboral y los nuevos hábitos impulsados por las próximas generaciones, «millennials» y generación Z, le están dando un protagonismo especial al alquiler. En los últimos tres meses, el precio se ha mantenido estable, según el INE, y es conveniente que siga así para evitar posibles burbujas. Hay que tener en cuenta que gran parte de los alquileres se encuentran en manos de particulares que podrían tender a subir los precios debido a la escasa oferta y al aumento de la demanda, sin previsiones por desconocimiento del mercado inmobiliario a medio y largo plazo.

—En materia de precios ¿cuál es su previsión, seguiran al alza tanto en la nueva como la usada y, en su caso, hasta cuándo? ¿Cree que la vivienda en Madrid y en España recuperará el valor perdido durante la crisis?

—El último dato registrado corresponde al segundo trimestre de 2016, en donde la media de precios de vivienda de España se sitúa en 1.506,40 €/m2, mientras que en la Comunidad de Madrid se sitúa en 2.178 €/m2, es decir un 44,6% más que en la media nacional. Es difícil hacer predicciones a largo plazo, pero no es deseable llegar a cifras precrisis. Lo esperado es que los precios sigan subiendo hasta normalizarse la situación. Tenemos que tener en cuenta que venimos de datos muy bajos en estos años.

—Hemos visto también que hay algunas inmobiliarias que está creando divisiones para activos de alta gana tanto en casas como en fincas. ¿Se mantendrá esta tendencia, se nota ya en el sector de la promoción?

—Creo que en esta etapa el cliente ha pasado a ser el centro de atención de todo nuestro proceso, por ello me parece que cualquier fórmula de especialización es necesaria. Algunas empresas incluso llegan a tener diferentes áreas de negocio en función de las características del cliente. Así que creo que es una tendencia que llega para quedarse.

—¿Qué espera el sector inmobiliario en general del nuevo Gobierno?

—Principalmente pediríamos tres cosas al nuevo Gobierno: que se busquen fórmulas para reactivar el acceso a la primera vivienda; que se impulsen las condiciones necesarias para construir viviendas sostenibles con la máxima eficiencia energética; y en tercer lugar impulsar y fomentar el uso de las nuevas tecnologías que agilicen trámites y eviten duplicados de tareas. Por otra parte, a todos los partidos políticos les pediría altura de miras para llegar a acuerdos a medio y largo plazo. Nuestro país necesita hacer frente a los desafíos demográficos provocados por el envejecimiento de la población, buscar medidas que faciliten la creación de empleo e impulsar la agenda digital, que es clave para la innovación del país.

Los «millenials» también influyen

Uno de los elementos que está cambiando el mercado de la vivienda es que los «millenials» están comenzando a entrar en él y, como sucede en otros productos de consumo, no quieren ser propietarios sino que parecen decantarse mayoritariamente por el alquiler. La cuestión es que este aumento de la demanda no implique un aumento de precios y se cree una nueva burbuja, tal y como sucedió antes de la crisis con la compraventa de viviendas en España.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios