EFE

Renta 17-18¿Cómo funcionan los sistemas de retribución flexible que ofrecen las empresas a sus empleados?

Esta fórmula permite a los trabajadores de una compañía sacrificar parte de su retribución dineraria a cambio de percibir bienes y servicios, de forma gratuita o por precio inferior al de mercado, además de poder gozar de una mejor fiscalidad

MadridActualizado:

La retribución flexible es una fórmula que permite a los trabajadores de una compañía sacrificar parte de su retribución dineraria a cambio de percibir una serie de bienes y servicios, de forma gratuita o por precio inferior al de mercado, y que, como retribución en especie, gozan de una mejor fiscalidad.

Esta fórmula no se traduce normalmente en un incremento de la carga salarial para la compañía, sino en incrementar la retribución neta del empleado a través del tratamiento favorable de ciertas retribuciones en especie.

Para el empleado supone un ahorro fiscal, así como les permite la posibilidad de adaptar su retribución a sus necesidades y momento vital accediendo a determinados productos en mejores condiciones.

Para la compañía supone aumentar la ventaja competitiva frente a ofertas tradicionales sin costes adicionales.

A continuación expondremos diferentes productos que generalmente disponen los empleados en el Sistema de retribución flexible de su compañía:

Retribuciones en especie sujetas al impuesto y exentas (Importe a consignar en el modelo 190 de retenciones e ingresos a cuenta)

Cheques comida: Hasta 11 euros diarios, siempre que se cumplan los requisitos previstos en la normativa del IRPF.

Seguro médico: Hasta 500 euros anuales por beneficiario o 1.500 euros para cada una de ellos con discapacidad (i.e. empleado, su cónyuge y descendientes). Puede incluir también al cónyuge e hijos.

Ticket transporte: Hasta 1.500 euros anuales, siempre que dicho importe esté destinado al desplazamiento del empleado entre su lugar de residencia y el centro de trabajo.

Servicio guardería: Sin límite, con determinados requisitos.

Entrega de acciones: Hasta 12.000 euros anuales, siempre que se cumplan determinados requisitos.

Retribuciones en especie no sujetas a tributación:

Seguro de vida y accidentes: Sin límite, en la parte de la prima que cubra el accidente laboral o responsabilidad civil del trabajador.

Cursos de formación: Sin límite, siempre que el curso venga exigido por el desarrollo de las actividades del empleado o esté relacionado con las características de su puesto de trabajo. La financiación de estos cursos puede formularse indirectamente. A este respecto, se entenderá que los estudios han sido financiados indirectamente por el empleador cuando se financien por otras empresas para los que resulte necesario disponer de una adecuada formación por parte del trabajador, siempre y cuando el empleador autorice la participación del empleado en cuestión.

Iván Sáez Fuertes y Emilia López, Director y consultora del departamento People Advisory Services de EY, responden a las principales cuestiones a tener en cuenta en su declaración del IRPF 2017