Economía

ACS, FCC y sus socios reclaman 232 millones por la línea 2 del Metro de Lima

Las empresas encargadas del proyecto subrayan que las autoridades peruanas no les están entregando los terrenos en las condiciones óptimas

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (c), junto al viceministro de Transportes de Perú, Carmelo Zayra Rojas (2i); el consejero delegado de FCC, Juan Béjar (i) y el presidente del grupo ACS, Florentino Pérez (d), durante la presentación del proyecto para la construcción de Metro de Lima
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (c), junto al viceministro de Transportes de Perú, Carmelo Zayra Rojas (2i); el consejero delegado de FCC, Juan Béjar (i) y el presidente del grupo ACS, Florentino Pérez (d), durante la presentación del proyecto para la construcción de Metro de Lima - EFE
EFE Madrid - Actualizado: Guardado en:

El consorcio en el que participan las españolas ACS y FCC, las italianas Impregilo, AnsaldoBreda y la peruana Cosapi reclaman cerca de 232 millones de euros (260 millones de dólares) al Gobierno peruano, por la construcción de la línea 2 del metro de Lima, sin que descarten acudir a la mediación del CIADI.

Las empresas encargadas del proyecto subrayan que las autoridades peruanas no les están entregando los terrenos en las condiciones óptimas, lo que ha conducido a un retraso de más de un año.

Para dirimir este conflicto, el consorcio mantuvo el pasado viernes una primera reunión con el cliente, han señalado fuentes de las empresas. De hecho, si no se llega a una solución no descartan acudir al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias (CIADI) del Banco Mundial.

En marzo de 2014, ACS, FCC, Impregilo, AnsaldoBreda y Cosapi se adjudicaron el megacontrato para la construcción y explotación de la línea 2 del Metro de Lima por 3.900 millones de euros, la mayor obra de Perú y una de las más relevantes a nivel internacional. El plazo previsto para la fase de construcción era de cinco años, hasta 2019, y la fase de explotación se extendía durante 30 años.

Estaba previsto que en ese periodo, la facturación ascendiese a 2.400 millones de euros, una cifra que podría verse incrementada, señalaron entonces fuentes del consorcio, participado al 25 % por el grupo ACS y al 19% por FCC, el mismo porcentaje que Impregilo.

El proyecto unirá Lima, desde Ate, con El Callao, en un recorrido subterráneo de 35 kilómetros que incluirá el ramal al aeropuerto internacional Jorge Chávez (AIJC). El contrato abarcaba una línea de metro subterráneo y un ramal de 8 kilómetros correspondiente a la Avenida Faucett desde la Avenida Benavides (Colonial), hasta la Avenida Gambetta.

También contempla la construcción de 35 estaciones que permitirán atender a 2,4 millones de usuarios que viven o trabajan en el área de influencia del proyecto.

Los trabajos emplearán más de 3.000 profesionales y, una vez que entre en funcionamiento, la línea 2 del Metro dará servicio a más de 600.000 personas cada día, que ahorrarán hasta 90 minutos en su recorrido, ya que ahora son necesarias dos y horas y veinte minutos para cubrir este trayecto en automóvil.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios