Economía

Wells Fargo despide a 5.300 empleados por abrir cuentas bancarias falsas

La plantilla actuaba de este modo desde 2011 bajo la presión de cumplir con los objetivos marcados por la entidad estadounidense

Sucursal de Wells Fargo
Sucursal de Wells Fargo - AFP
EFE Los Ángeles - Actualizado: Guardado en:

El banco estadounidense Wells Fargo ha despedido a 5.300 trabajadores durante la investigación acerca de la apertura de miles de cuentas bancarias falsas, sin solicitud de los clientes, que llevó a cabo su personal desde 2011 bajo la presión de cumplir con los objetivos marcados por la entidad.

La cifra de despidos de empleados por "prácticas inapropiadas de ventas" la dio a conocer la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor, una agencia federal que ha formado parte de la investigación del caso, mientras que Wells Fargo confirmó posteriormente el dato a la cadena CNN.

El banco, radicado en San Francisco (California), había acordado con las autoridades federales y de la ciudad de Los Ángeles pagar 185 millones de dólares de multa para cerrar este caso, así como cinco millones adicionales de compensación para los clientes afectados por las comisiones y cargos originados en cuentas que no habían solicitado.

Según los investigadores, algunos empleados de Wells Fargo, presionados para cumplir con las metas marcadas por la entidad, abrieron hasta dos millones de cuentas bancarias sin el consentimiento de los clientes.

Entre otras malas prácticas, se transfirieron fondos de manera ilegal a cuentas no autorizadas y se crearon códigos PIN para tarjetas de pago que los clientes nunca pidieron.

Hasta el momento, el total de compensaciones a los clientes ha alcanzado un total de 2,6 millones de dólares, con un promedio de 25 dólares por cuenta.

"Los empleados de Wells Fargo abrieron de forma secreta cuentas sin autorización para alcanzar los objetivos de ventas y recibir bonos", dijo hoy en un comunicado el director de la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor, Richard Cordray.

El responsable de la agencia federal afirmó, además, que esta multa debería ser una llamada de atención para todo el sector acerca de los "serios riesgos" y posibles "consecuencias legales" que pueden acarrear los programas de incentivos de ventas si no son monitorizados adecuadamente.

Por su parte, Wells Fargo señaló en una nota que el pacto con las autoridades responde a su "compromiso" con los clientes y a su interés "de dejar esta situación en el pasado".

"Wells Fargo está comprometido a poner siempre los intereses de nuestros clientes en primer lugar, lamentamos y asumimos la responsabilidad por cualquier ocasión en la que nuestros clientes hayan recibido un producto que no solicitaron", añadió.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios