Matthias Müller, CEO de Volkswagen
Matthias Müller, CEO de Volkswagen - REUTERS

Volkswagen se deshace de su presidente

El consorcio automovilístico se prepara para realizar una reestructuración en la dirección de la empresa

BerlínActualizado:

En un tiempo récord ha hecho remontar a la compañía desde el pozo en que quedó sumida por el escandaloso fraude de los motores diésel hasta lustrosos beneficios gracias a un calculado giro hacia la movilidad eléctrica y a una política agresiva de ventas en China y EE.UU. Pero no ha sido suficiente. El consorcio automovilístico alemán Volkswagen se prepara para llevar a cabo una reestructuración de la dirección de su empresa que implica cambios personales en el consejo de administración y que afectará a su consejero delegado, Matthias Müller. Apenas se ha confirmado esta información adelantada por el diario salmón alemán Handelsbaltt, las acciones de Volkswagen han repuntado por encima del 4% en bolsa, una celebración de los mercados acerca de movimientos que preparen a la compañía para los nuevos retos a los que el coche sin conductor parece enfrentar a la industria alemana del motor. El propio Müller, que ya ha sido informado, se ha mostrado dispuesto a llegar a un acuerdo.

El grupo automovilístico Volkswagen, fabricante, entre otras marcas, de Porsche, Seat o Audi, ya tiene listo a un sucesor para Müller y se trataría de Herbert Diess, actual máximo responsable de la marca insignia de la compañía, Volkswagen. El cambio al frente de la presidencia se hará previsiblemente efectivo este viernes, día en que se reúne el consejo de administración de la multinacional con sede en Wolfsburgo, en el norte de Alemania. Entre los accionistas parece haber calado la idea de que la empresa necesita un «nuevo comienzo» después de superar las consecuencias de la manipulación de motores que saltó a la luz en 2015 y lograr salir indemne del último escándalo que ha afectado a la compañía, la realización de experimentos con seres humanos sobre los que se testaban los efectos nocivos de la respiración de aire contaminado por el diésel.

El escueto comunicado que ha hecho público la compañía informa que la remodelación de directivos podría afectar tanto a su consejo de administración como a la dirección de los diferentes departamentos de la multinacional. «Esto podría incluir también un cambio en el puesto de presidente. El presidente ejecutivo de Volkswagen, Matthias Müller, ha mostrado su disposición a participar en los cambios (que se lleven a cabo)» dice sin añadir más detalles. En los círculos más internos de la empresa, se sabía desde hace tiempo que se estaba halando sobre una reestructuración. El grupo automotor cuenta con una estructura muy compleja y desea conceder mayor responsabilidad e independencia tanto a sus marcas, así como a las plantas instaladas fuera de Alemania. A ello se suma además el desarrollo del coche eléctrico, en la que la compañía está invirtiendo miles de millones y la necesidad de avanzar en los vehículos sin conductor, en los que las compañías estadounidenses llevan sin duda la delantera.

Matthias Müller, de 64 años y cuyo contrato no vencía hasta 2020, tomó las riendas de Volkswagen en 2015, inmediatamente después de que el entonces presidente del grupo, Martin Winterkorn, anunciase su dimisión tras estallar el escándalo. Bajo su dirección, Volkswagen registró en 2017 un nuevo récord de ventas que le permitió mantenerse como la mayor automotriz del mundo. El pasado año, la vendió 10,74 millones de vehículos en todo el mundo, dando así definitivamente por superada la crisis de 2015, año en que sufrió pérdidas históricas de más de 1.000 millones de euros por las provisiones que se vio obligada a realizar para hacer frente a las sanciones por el fraude, que afectó a 11 millones de vehículos en todo el mundo.

La decisión parece estar ya tomada y, como parte del análisis que está llevando a cabo el consorcio, el presidente del consejo de vigilancia de Volkswagen, Hans Dieter Pötsch, está manteniendo actualmente conversaciones con diferentes miembros del organismo que preside y del consejo de administración. En la actualidad, el consejo de administración del grupo Volkswagen está compuesto por nueve miembros, entre los que se encuentra Müller, así como el español Francisco Javier García Sanz, como vicepresidente mundial de Compras. Karl-Heinz Blessing es el responsable de Recursos Humanos, mientras que como miembro del consejo con responsabilidad sobre la marca Volkswagen se encuentra Herbert Diess, y como responsable de la región de China está Jochem Heizmann. El asiento del consejo para el responsable de Vehículos Industriales recae sobre Andreas Renschler, al tiempo que Rupert Stadler también es miembro de este organismo como presidente de Audi. Además, Hiltrud Dorothea Werner es la encargada de Asuntos Legales e Integridad, y Frank Witter, de Finanzas y Controlling. Pero estas asignaciones de cargos puedes estar variando mientras se publica este artículo y los anuncios serán hechos posiblemente el viernes.