Economía

Valencia y Baleares acortan aperturas comerciales en pleno boom turístico

Los gobiernos socialistas y sus socios populistas preparan normas más restrictivas para el gran comercio

El Gobierno del PP estableció como prioridad de su política la creación de zonas con libertad absoluta de horarios comerciales por entender que eran claves para impulsar la actividad y el empleo, en especial en las áreas que más turistas extranjeros recibían. En 2012 aprobó un decreto-ley en el que se establecía la obligación de fijar zonas de gran afluencia turística (ZGAT), en las que los comerciantes tendrían libertad de horarios comerciales en 14 municipios (Barcelona, Alicante, Valencia, Zaragoza, Málaga, Sevilla, Las Palmas de Gran Canaria, Bilbao, Córdoba, Granada, Cartagena, Madrid, Palma de Mallorca y Santa Cruz de Tenerife). Dos años después se añadieron otros diez (San Sebastián, Coruña, Salamanca, Santander, Oviedo, Gijón, Almería, Marbella, León y Jerez de la Frontera).

Las elecciones autonómicas y municipales de mayo 2015, en las que muchos gobiernos cambiaron de color, marcaron un retroceso en ese proceso liberalizador, especialmente en regiones turísticas. Uno de estos ejemplos está en la Comunidad Valenciana gobernada en coalición por el socialista Ximo Puig y Mónica Oltra (Compromís). La Generalitat redujo las cinco zonas con libertad para abrir todos los festivos a dos tras un acuerdo con el Ayuntamiento de Valencia, comerciantes y sindicatos. El PSOE y los populistas entendieron que la norma era demasiado permisiva para las grandes superficies y perjudicial para el pequeño comercio.

Esa nueva regulación fue recurrida, entre otros, por el Centro Comercial Arena. Y la Consejería de Economía les dio la razón asumiendo un informe de la Abogacía de la Generalitat que alertaba de que en el trámite de reducción de zonas comerciales no se había cumplido el requisito de dar audiencia a los afectados ni se había motivado lo suficiente.

La decisión de Economía abrió una crisis entre el consejero, Rafael Climent -de Compromís, más partidario de la restricción horaria- y su secretaria autonómica, María José Mira -socialista y favorable a una mayor liberalización y firmante de la anulación de la nueva regulación-. Al suprimir la nueva normativa, volvió a estar en vigor la aprobada por el PP en la anterior legislatura, que permite abrir en cinco zonas de la ciudad. En verano se abrió un paréntesis y las grandes superficies pudieron abrir todos los festivos en Valencia.

Pero ahora, en pleno boom turístico, la Generalitat prepara una regulación más estricta tanto para Valencia como para Alicante. Una nueva norma que regulará el mínimo de aperturas al que obliga la ley estatal -una zona de libertad horaria para cada ciudad con relevancia turística- y que pueda ser ampliada en función de las demandas de los ayuntamientos.

En el caso de Alicante se repite la historia. La Concejalía de comercio quiere modificar la actual Zona de Gran Afluencia Turística del centro urbano limitándola a la temporada alta turística, es decir Semana Santa y verano. Es decir, quiere impedir el resto del año la apertura en festivo de establecimientos mayores de 300 metros, salvo algunos días determinados, que se corresponden con Navidad y rebajas.

La decisión de Valencia no es aislada. Baleares, otra de las comunidades gobernadas por el PSOE (Francina Armengol) y entre las que más visitantes reciben cada año, también planea junto a los independentistas del MÈS recortar los días festivos. De los actuales 16 al año pretende pasar a 10, lo mismo que quiere hacer Aragón, comunidad que dirige el socialista Javier Lambán. Murcia, dirigida por el popular Pedro Antonio Sánchez, ampliará, por el contrario, los días festivos de 12 a 16.

La ley estatal de horarios comerciales fija un mínimo de 16 domingos o festivos anuales para cada autonomía, aunque éstas pueden rebajar esta cifra hasta 10. En el mínimo están Asturías, Castilla y León, Cantabria, Canarias, La Rioja, Galicia, Valencia y Andalucía. También Cataluña, Extremadura y Navarra, aunque en las regiones catalana y extremeña dos de las diez fiestas son fijadas por los ayuntamientos y en el caso de Navarra una de estas fiestas la fijan los municipios. En la lista de festivos no aparece País Vasco, que se niega a aplicar la noram estatal. El comercio, por tanto, no abre domingos y festivos en esta región.

Récord de empleo en Madrid

Madrid es la única región con libertad de horarios en España. Y los resultados de esta decisión adoptada en julio de 2012 han sido más que satisfactorios para el empleo. La EPA indica que entre el segundo trimestre del 2012 y el cuarto trimestre del 2015 se crearon 23.900 empleos en el comercio, casi la mitad de los 50.000 empleos creados en toda España en el mismo período.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios