Economía

Los usuarios de las tarjetas «black» alegarán que no hay recibos de sus gastos

65 ex altos cargos de Caja Madrid y Bankia juzgados desde mañana se enfrentan hasta a 10 años de prisión

LUIS P. ARECHEDERRA Madrid - Actualizado: Guardado en:

Los 65 antiguos responsables de Caja Madrid y Bankia acusados por el uso de las llamadas tarjetas «black» alegarán mañana que no existen recibos de sus gastos. En la primer sesión del juicio, algunos de los exconsejeros de la extinta caja de ahorros tratarán de evitar el inicio de la vista con este argumento: la ausencia de esta prueba material supone que la acusación se sostiene en una hoja de Excel, defienden.

Este será uno de los asuntos que los abogados de los acusados plantearán en las dos jornadas de cuestiones previas, previstas para lunes y martes, según han informado a ABC fuentes de las defensas. Estas sesiones versan sobre asuntos formales del proceso y son la antesala del maratón de interrogatorios que arrancará el próximo viernes 30 de septiembre. Lo esperable, según fuentes de las defensas y las acusaciones, es que el tribunal resuelva estos aspectos en la sentencia y no aplace ni suspenda el inicio del juicio.

15,2 millones de euros

Otras cuestiones que se colocarán sobre la mesa mañana y pasado es si hubo violación de la intimidad de los usuarios al desvelar sus datos y la posible prescripción de algunos cargos. Algunas defensas pondrán en duda la legitimidad de Bankia, cuya actual dirección destapó el escándalo, para acusar como perjudicada por las Visas de Caja Madrid, según otras fuentes.

El juicio por el uso de las tarjetas B, con las que un total de 85 ex altos cargos de ambas entidades gastaron 15,2 millones de euros de espaldas a Hacienda, sentará mañana en el banquillo a políticos de todos los colores, protagonistas de la España precrisis que ahora rinden cuentas por sus excesos. La caja a la que representaban acabó rescatada con más de 22.000 millones de euros de dinero público junto a las demás entidades que se unieron en Bankia. Entre los acusados que mañana acudirán temprano a la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid), está un exvicepresidente del Gobierno del Partido Popular como Rodrigo Rato o un exministro del PSOE como Virgilio Zapatero. También un histórico dirigente de Izquierda Unida como José Antonio Moral Santín. La patronal y los sindicatos tampoco faltarán con el expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán o el sindicalista Rafael Eduardo Torres.

La Fiscalía Anticorrupción solicita para los 65 entre uno y seis años de prisión. El Ministerio Público señala como responsables a los expresidentes de la entidad Miguel Blesa, al frente de la caja entre 1996 y 2010, y Rodrigo Rato, que tomó el mando entre 2010 y 2012. Anticorrupción pide seis años de cárcel para Blesa y cuatro y medio para Rato y que cada uno devuelva el dinero gastado durante su mandato: 9,34 millones y 2,69 millones, respectivamente. Según la Fiscalía, Blesa pervirtió el uso de unas tarjetas creadas por su predecesor, Jaime Terceiro, para estrictos gastos de empresa. Así se fijó en dos reuniones del consejo de administración de la caja en 1988 y 1995. La llegada de Blesa, sin embargo, «consagró una suerte de sistema retributivo que carecía de todo amparo legal, previsión estatutaria, soporte en los contratos o decisiones adoptados por los órganos de administración de Caja Madrid». Rato mantuvo el sistema.

El juez del caso, Fernando Andreu, alcanzó una conclusión similar: las Visas opacas al Fisco se emitieron «fuera del circuito ordinario», sin ninguna cobertura legal que justificara esos «gastos personales y propios». Suponían así una renumeración irregular.

Por ello, el Ministerio Público acusa a los 65 exdirectivos del delito de apropiación indebida: considera que usaron las tarjetas de empresa para conceptos injustificables como gastos de representación, como regalos en tiendas de lencería, consumiciones en discotecas o sesiones en centros de masaje. Ese derroche supuso la apropiación de un dinero que no era suyo.

La acusación popular, la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), añade además el delito de administración desleal en el caso de Blesa, Rato e Ildefonso Sánchez Barcoj, el ex director financiero de la entidad, y pide para los tres diez años de prisión. La acusación representada por el abogado Andrés Herzog argumenta que los tres responsables perjudicaron económicamente a la caja al permitir y avalar el esquema de las tarjetas desde sus puestos de responsabilidad.

Los usuarios de las Visas –algunos esperan con ansia que arranque ya el juicio– defienden que podían utilizar las tarjetas a su gusto, para cualquier partida, porque eran parte del salario. Algunos, incluso, acudían al cajero a agotar los fondos al finalizar el año.

Cuando declararon ante el juez instructor, los exdirigentes de Caja Madrid y Bankia insistieron en esta tesis para explicar por qué usaron la Visa en, por ejemplo, productos de lujo de Gucci o tiendas de electrónica. Algunos exconsejeros como Estanislao Rodríguez Ponga, ex secretario de Estado de Hacienda con el PP, se empeñaron en tratar de justificar sus cargos como gastos de empresa, incluido compras en el supermercado de El Corte Inglés. «Como consejero era importante hacer regalos a ciertas personas en Navidad», manifestó al juez. La tesis predominante será, sin embargo, explicar las Visas como una «compensación»retributiva que era conocida por los órganos de control de la caja.

Doce de los 65 acusados eran directivos de la caja que no formaban parte ni del consejo de administración ni de la comisión de control de la entidad. Estos, entre los que se encuentra el ex jefe de la Casa del Rey Rafael Spottorno, alegarán que disponían de otra tarjeta de empresa –lo que demostraría que esta Visa no era para trabajo– y que fue aprobada por cauces legales. Su estrategia será marcar su diferencia con los otros 54 acusados que eran consejeros de Caja Madrid y Bankia.

El tribunal formado por las jueces Ángela Murillo, Teresa Palacios y Carmen Paloma González resolverá si los banqueros delinquieron o no con sus Visas, cuando baje el telón de un juicio histórico cuyas sesiones se prevén al menos hasta el 9 de diciembre.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios