Economía

Los tropiezos históricos del socialismo

Juan Velarde se pregunta si el PSOE ha aportado algún camino serio a la política económica en sus 137 años de historia

Pedro Sánchez durante el anuncio de la entrega del acta de diputado
Pedro Sánchez durante el anuncio de la entrega del acta de diputado - ÓSCAR DEL POZO
POR JUAN VELARDE FUERTES - Actualizado: Guardado en:

No se puede olvidar que en relación con un mensaje, que se acomodase a una base teórica seria para poner en marcha una política socialista, el PSOE, en primer lugar, buscó su acomodo en Marx y en los revisionistas de este. Pero, con retraso respecto a otros partidos socialistas europeos, el español no abandonó esa línea hasta después de haberse iniciado la Transición.

Después vino, de la mano de Keynes, un intento de aceptar una especie de variante keynesiana-marxiana, cuando los economistas españoles habían secundado la postura de Fuentes Quintana contenida en «De Economía», marzo-abril 1951, donde se puso en claro que no tenía sentido plantear una política keynesiana para impulsar la economía española. Cuando el PSOE buscó ahí, en Keynes, albergue -por ejemplo cuando Felipe González para eso decidió imitar a Mitterrand y anunciar que así iba a crear 800.000 puestos de trabajo-, provocó una seria crisis económica. Y no digamos cuando Rodríguez Zapatero, o quizás algún influyente asesor, impulsó medidas de lo que debemos denominar keynesianismo vulgar, con lo que se provocó esa catástrofe económica -dejando a un lado la Guerra Civil- que señala así el profesor Maluquer de Motes: «La (trayectoria) más negativa de la historia de la economía española se reconoce en el tiempo actual. Nunca antes el ritmo del PIB y del PIB per cápita había sido tan contrario a la prosperidad general».

Estos impulsos negativos tuvieron tres ámbitos de competencia: la pugna con el anarcosindicalismo, desde la fundación del PSOE hasta 1939, la pugna con el Partido Comunista, desde 1936 hasta que en el Pacto de La Moncloa, tanto el PSOE como el PCE aceptaron medidas ortodoxas. Ahora esa competencia ha surgido con la aparición de planteamientos populistas que llevan a la catástrofe, y la tentación de imitarlos. Y como resultado, en estos 137 años de existencia, ¿el PSOE ha aportado algún camino serio para nuestra política económica? Veremos si desde el 31 de octubre de 2016 inicia una rectificación.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios