La Familia Torres se muestra orgullosa entre sus cepas

Tres siglos de tradición vitivinícola

La Familia Torres lleva, desde Villafranca del Penedés, 300 años intentando hacer los mejores caldos de la tierra

Actualizado:

Pocos negocios son a largo plazo como el del vino. Que una empresa sea familiar garantiza la construcción de una marca en 150 países. Año tras año, desde hace 148, la quinta generación de la familia Torres reinvierte el 95% de los beneficios en comprar mejores viñas y hacer mejor vino, y eso es posible porque precisamente son una familia. La bodega da empleo a 1.300 trabajadores y factura 266 millones de euros en 2017. Vende un 70% de vinos y un 30% de brandy, en competencia con las primeras marcas mundiales, especialmente las francesas. Y el 71% de sus ventas se hacen en el extranjero, en un mercado hiperatomizado, con más de 20.000 marcas a batir.