Logo de Toyota en Zurich
Logo de Toyota en Zurich - REUTERS

Toyota ganó 4.685 millones de euros en el segundo trimestre, un 11 % más

Toyota Motor comercializó un total de 2,59 millones de vehículos en todo el mundo entre abril y junio

TokioActualizado:

El fabricante automovilístico nipón Toyota Motor ganó 613.056 millones de yenes (4.685 millones de euros) entre abril y junio, lo que supone un 11 por ciento más interanual gracias sobre todo al aumento de sus ventas a nivel global, según anunció hoy.

En el citado período, primer trimestre del año fiscal nipón, Toyota obtuvo un beneficio operativo de 574.294 millones de yenes (4.388 millones de euros), un 10,6 por ciento menos, mientras su resultado bruto de explotación (ebitda) creció un 0,3 por ciento hasta 679.348 millones de yenes (5.191 millones de euros).

El fabricante con sede en Aichi (centro de Japón) logró una facturación en este primer trimestre de 7,047 billones de yenes (53.855 millones de euros), un 7,0 por ciento interanual más.

Toyota Motor comercializó un total de 2,59 millones de vehículos en todo el mundo entre abril y junio, un incremento del 2,32 por ciento respecto al primer trimestre fiscal del año pasado, e impulsado principalmente por sus mejores ventas en Europa y en Japón.

A pesar de su mayor facturación, el gigante nipón vio reducido su beneficio operativo "debido sobre todo a las actividades de mercadotecnia, al incremento de los gastos" y a las fluctuaciones en los tipos de cambio, explicó en un comunicado el director gerente de la empresa, Tetsuya Otake.

Toyota también decidió revisar al alza su previsión de resultados para el ejercicio en curso, que terminará el 31 de marzo de 2018, y en el que prevé embolsarse un beneficio neto de 1,75 billones de yenes (13.380 millones de euros), un 16,67 por ciento más que su estimación anterior.

Su beneficio operativo ascendería a 1,85 billones de yenes (14.145 millones de euros), lo que supone un 15,6 por ciento más que su cálculo previo, mientras su facturación por ventas se elevaría a 28,5 billones de yenes (217.909 millones de euros), un 3,64 por ciento más.