Economía

De la Torre señala a Barcoj como responsable de las «black» y dice que él era un mero «subordinado»

Explica que se refirió a las Visas como «'black' a efectos fiscales» porque eran deducibles

Ildefonso Sánchez Barcoj, esta mañana a su llegada a la Audiencia Nacional - EFE
ABC Madrid - Actualizado: Guardado en:

El exsecretario general de Caja Madrid, Enrique de la Torre, ha asegurado este lunes, en una nueva sesión del juicio por el uso presuntamente fraudulento de las tajetas «black», que repartió algunas de ellas a sus beneficiarios siguiendo las instrucciones que le había dado el exdirector general de Medios Ildefonso Sánchez Barcoj, quien dijo que no era necesario que se justificaran los gastos.

A respuesta de las preguntas formuladas por el fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, De la Torre ha explicado que efectivamente entregó a algunos exaltos cargos y directivos de Caja Madrid las tarjetas en calidad de secretario general, pero ha dejado claro que él desconocía la contabilidad de las mismas y que se ha enterado de su fiscalidad durante este proceso judicial.

«Siempre fue el director de medios el que se encargaba de todas las incidencias», ha afirmado De la Torre ante el tribunal que dirime si los 65 beneficiarios de las visas incurrieron en delito continuado de apropiación indebida y de administración desleal por el uso presuntamente fraudulento que hicieron de los plásticos.

Así ha hecho hincapié en que estos se otorgaron siempre en calidad de gastos de representación y nunca como una remuneración.

De la Torre ha respondido a la casi totalidad de preguntas de su abogado y del Ministerio Público insistiendo en que él era un «empleado, un subordinado» y por tanto «no daba instrucciones a nadie», eludiendo así la responsabilidad que sobre él pusieron algunos de los encausados que, en su turno de palabra, le señalaron como el encargado de la gestión de los plásticos. «Yo ni tenía ni podía tener acceso a las tarjetas. Desconocía el uso que se hacía de ellas», ha explicado.

El acusado ha expuesto ante el tribunal que a quienes le preguntaron cuando entregó la tarjeta -como la exconsejera Mercedes Rojo-, él les dijo que no era necesario aportar justificante de gastos, pero siempre por orden de lo que le exponía el director general de Medios. Así ha dicho que el que determinaba el límite de las mismas y si se incrementaba o no era el presidente de Caja Madrid.

«Neutrales a efectos fiscales»

Luzón también le ha preguntado por el famoso correo que le mandó Jesús Rodrigo, su sustituto en la caja en 2009, poniendo en copia a Miguel Blesa bajo el epígrafe de 'Confidencial' y en el que se hacía mención a «las tarjetas 'black' a efectos fiscales». Al respecto, De la Torre ha dicho que esa expresión hace referencia a que eran «neutrales a efectos fiscales» y que no tenían repercusión alguna en el IRPF de los consejeros porque no eran entendidas como retribución, sino como gastos de representación.

El acusado ha insistido en que él no ha dado «instrucciones a nadie» puesto que era secretario general y cuando se ha comparado su figura con su antecesor Ángel Montero -fallecido en el año 2000- ha querido diferenciar asegurando que de él dependían muchos ámbitos y que en su caso era secretario general «al uso».

«La secretaría general es un órgano de asesoramiento, no tenía funciones ejecutivas», ha precisado, añadiendo que «en absoluto» tenía facultades de control dentro de Caja Madrid. Es más, ha insistido ante el tribunal que solo acudió a la comisión de control cuando se le requería, que era con una frecuencia de dos veces al año.

El acusado, que se enfrenta a una pena de dos años de prisión y multa de 63.000 euros, ha arremetido contra algunos consejeros que le apuntaban a él como el que se la dio y ha dicho que solo lo hizo a «algunos» de ellos, pero en ningún caso «a ninguno de la comisión de control ni directivo» porque a estos últimos se la otorgaban Recursos Humanos. En concreto, ha desmentido a Arturo Fernández afirmando que es «imposible» que él se la diera.

«Una cuestión delicada»

Por eso, ha añadido que en las reuniones de las comisiones de Retribuciones «nunca» se hizo referencia a las tarjetas, ya que, ha insistido, eran «deducibles y neutrales a efectos fiscales». De la Torre ha reconocido que esta cuestión es un asunto «delicado» y hay que llevarlo con «cierta confidencialidad» si bien eso no está reñido con la «transparencia».

«Respecto a la fiscalidad, la contestación venía de las secretarias del director de Medios (Sánchez Barcoj) a las mías; yo decía que era algo delicado y por tanto no tenía por qué conocerlo tanta gente», ha explicado ante la insistencia del representante del Ministerio Fiscal en esta octava sesión de juicio y que será la última en la ronda de interrogatorios.

De la Torre ha reconocido que tenía dos tarjetas: una para gastos corporativos y otra retributiva. En el caso de la primera la titularidad estaba al nombre de Caja Madrid y como secretario, no tenía muchos gastos de representación -cargó 320.742 euros- y respecto a la segunda se ha mostrado «convencido» de su legalidad en tanto considera que el importe de la misma se incluía en el certificado de haberes.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios