«Hoy en día todas las empresas deben tener una tecnológica dentro»

El presidente de Starbucks, Howard Schultz, suena para candidato a presidente de EE.UU.

MADRIDActualizado:

Una de las empresas americanas más conocidas en todo el mundo es Starbucks y, no en vano, cualquier presidente de Estados Unidos que se precie cuando viaja fuera de su país no duda, en las pausas, en dejarse fotografiar con el inconfundible vaso de café del logo de la sirena de dos colas, inspirado en una ilustración de un libro noruego del siglo XV. Este fue el caso de Barack Obama durante la cumbre del G-7 que tuvo lugar hace unos años en San Petersburgo, donde se llevó hasta su café favorito. Eso es hacer país. Ahora, años más tarde, el presidente de Starbucks, Howard Schultz, es el que podría protagonizar la misma escena ya que suena con fuerza para ser el candidato del Partido Demócrata a la presidencia de Estados Unidos en 2020. Él ni confirma ni desmiente y contesta a la pregunta con un «no tengo planes en ese sentido».

Al margen de candidaturas a la Casa Blanca la realidad es que Schultz es una persona con una trayectoria muy especial ya que antes de presidente fue consejero delegado de la compañía de café. Esta semana asistió al XX Congreso de la Empresa Familiar, en Toledo, y explicó algunos secretos de su compañía. Entre las cosas que destacó fue que «mi empresa fue la primera que dio seguro médico a los empleados. Yo provengo de una familia muy humilde del barrio neoyorquino de Brooklyn y siempre vi a mi padre cambiar de un trabajo malo a otro peor. No vivíamos bien, y como nosotros todas las personas de nuestro entorno, por eso cuando tuve ocasión de cambiar las cosas lo hice ya que es obligación de los empresarios buscar un equilibrio entre el beneficio económico y el impacto social».

«La cuestión es siempre tener una idea. Un día paseando por Verona vi todos aquellos pequeños cafés u pensé que eran el lugar ideal para estar entre la casa y el trabajo e intenté trasladarlo a Estados Unidos. Al principio solo tuve 17 inversores y entre ellos estaban mi mujer y mis amigos pero, pese a ello, seguí adelante. Luego vino la gran crisis y la compañía perdió mucha capitalización bursátil, cerramos cientos de tiendas que no estaban situadas en los mejores sitios y poco a poco nos recuperamos, siempre aplicando la fórmula de buscar los mejores sitios y de vender cosas bonitas en un lugar muy agradable», explicó ante los principales empresarios españoles. En materia de estrategia «yo aposté siempre por el crecimiento pero siempre elevando el nivel de humanidad dentro de la compañía, mejorando la vida de los trabajadores y de las comunidades».

Schultz explicó que «el mundo está cambiando a tal velocidad que los negocios ya nunca volverán a ser como antes. La distribución, con la competencia del comercio electrónico con empresas como Amazon, tiene que centrarse en ofrecer experiencias a sus clientes y creo que no están invirtiendo lo suficiente. Hoy en día todas las empresas tienen que tener una tecnológica dentro si quieren seguir estando en el mercado e invertir, como ha sido el caso de las aplicaciones para pagar con el móvil, en la que invertirmos 2.000 millones de dólares hace años y hoy ya el 40% de nuestros clientes pagan así. Quedarse en el statu quo ya no es una opción. El reto en convertir las marcas en premium».