Temporada alta para la inversión hotelera

La falta de alternativas rentables dispara la cuantía de las operaciones hasta máximos históricos

MADRIDActualizado:

El hecho de que España marque casi cada mes récords en la llegada de turistas internacionales no ha pasado desapercibido a los inversores que, ávidos de destinos rentables para su dinero en un contexto de tipos congelados, han puesto su mirada en este sector. Así, entre enero y junio se destinaron 1.655 millones a inversión hotelera, un nuevo máximo histórico semestral que muy probablemente acabará siendo anual, según datos de la consultora Irea, que explica que «esta cifra supera en más del doble a la registrada en el mismo periodo del año anterior».

Desde la consultora subrayan que «si consideramos los últimos doce meses la inversión habría alcanzado 3.140 millones, cifra que pone de manifiesto el extraordinario momento que vive la inversión hotelera en España». Entre enero y junio se han producido transacciones en 79 hoteles, frente a los 56 de 2016, en un total de 63 operaciones. Destacan varias operaciones de cartera, en concreto cuatro que suman 20 hoteles y casi 5.000 habitaciones. Del total de fondos, el 52% se concentró en el segmento vacacional y el 48% restante en el urbano. Madrid y Barcelona lideran la inversión, con 395 y 295 millones, aunque con perfiles muy diferentes. En la capital sobresalen las operaciones de la compra del Edificio España por parte de RIU Hoteles para hacer un hotel de 650 habitaciones. En la misma línea encaja la compra del 50% del proyecto de la plaza de Canalejas por parte del inversor Mark Scheinberg. Además han cambiado de manos el Hotel Velázquez (cuatro estrellas y 142 habitaciones), el Hotel Puerta de América (cinco estrellas y 342 habitaciones) o el Hotel Innside Genova (cuatro estrellas y 65 habitaciones), entre otros.

Entre enero y junio, se invirtieron más de 3.100 millones

En Barcelona, tras la limitación de construir nuevos hoteles por la moratoria del ayuntamiento, destacan las operaciones sobre hoteles existentes y el elevado precio por habitación. Las principales transacciones fueron la compra del 55% del Hilton Diagonal (cuatro estrellas y 433 habitaciones) por parte de Axa Investment Managers y la adquisición del Silken Diagonal (4 estrellas y 240 habitaciones) por Benson Elliot y Highgate, cerrándose ambas operaciones por encima de los 300.000 euros por habitación. En el resto de destinos urbanos también se observa un elevado dinamismo en ciudades como Sevilla, Málaga, Bilbao, San Sebastián y Valencia con compras de inmuebles para reconversión a hotel.

En el segmento vacacional la actividad de inversión también ha sido intensa. Destaca la compra por London&Regional de una cartera de 4 hoteles propiedad de Starwood Capital y Meliá. Una operación de 4 hoteles y 2.050 habitaciones ubicados en Baleares (Sol House Ibiza y el Sol Palmanova), Canarias (Sol Lanzarote) y Costa del Sol (Sol Príncipe). Se estima que el importe de la operación ha sido entorno a 240 millones. Según Irea, «la tendencia de separación de propiedad y gestión de los hoteles continúa con un predominio, cada vez mayor, de este tipo de operaciones y un inversor cada vez más especializado y familiarizado con el sector hotelero (Hispania, por ejemplo, se ha convertido en menos de cuatro años en el principal propietario hotelero con 38 hoteles y más de 11.000 habitaciones, por encima ya de Meliá y H10 Hoteles)».