Economía

A Telefónica, ¿le crecen los enanos? Mejor no volverse locos, tiene más de un plan

Si algún que otro accionista piensa que se acercan borrascas, con «chuzos de punta» incluidos, que lo aleje de sus pensamientos

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica - Óscar del Pozo

Tranquilidad absoluta en la sede de la primera operadora de telecomunicaciones española. Muchos pensarán que no es verdad, que existen más que uno o dos motivos para la preocupación, para empezar a tirar de otro plan... ¿ya C? o, incluso, ¿D?, pero en Telefónica quitan hierro al asunto. Tienen «plan A, B, C y hasta D si hiciera falta». Mejor –dicen– no volverse locos, y seguir pa’lante. Si algún que otro accionista piensa que se acercan borrascas, con «chuzos de punta» incluidos, que lo aleje de sus pensamientos. El último traspiés tiene explicación. Y debería interpretarse de forma positiva. Que no se haya podido colocar en el mercado su filial de infraestructuras, Telxius, no es, ni será, una hecatombre. Como tampoco lo fue no poder vender la también filial británica O2, ni tampoco lo será que tengan que adelantar el pago obligado «por decreto» del Impuesto de Sociedades.

En la compañía no creen que haya que poner el grito en el cielo. Son, explican, contratiempos, pero no cortapisas._De tirar la toalla, «ná de ná». La deuda sigue siendo histórica, sí –unos 52.000 millones de euros»–, y hay que desapalancar como se pueda, pero paso a paso y sin tentar a la suerte. Nada de malvender. Ni de hacer nada con prisas, que nunca fueron buenas consejeras, ni recomendables, para seguir fortaleciendo su nuevo plan de negocio. ¿Que el dividendo se resentirá? ¿Que las agencias de rating presionarán y bajarán la calificación en 2017?

El actual presidente, José María Álvarez-Pallete, lo tiene claro: «Telefónica tiene una clara orientación al accionista y un firme compromiso para ofrecerles a todos ustedes una atractiva remuneración», afirmaba ya en su primera junta como presidente de la operadora el pasado mes de mayo. Entonces, los accionistas aprobaron el pago del dividendo de 2016, con un primer tramo de 0,35 euros por acción a pagar a partir del próximo mes de noviembre, que podría tener la fórmula de «scrip dividend», y de un segundo tramo de 0,40 euros por acción a distribuir en el primer semestre de 2017. Algo que, por cierto, sigue en pie, porque, dice la operadora que genera caja «de sobra».

Y es que desde que Álvarez-Pallete tomara el relevo de César Alierta a principos de año va de susto en susto, pero prefiere tomarse los «revés» que le da el devenir de los acontecimientos «en silencio»._Muchos analistas coinciden en la misma visión de futuro: no sorprendería que hubiera una nueva emisión de híbridos a corto plazo para lograr no endeudarse tanto (al computar solo la mitad como deuda). Además, si bien la credibilidad se ha visto afectada a corto plazo tras desistir en la salida a Bolsa de Telxius, con su estructura actual puede convertirse a largo plazo en algo positivo si se tiene en cuenta posibles movimientos como el de MásMóvil tras la adquisición de Yoigo. Dicho esto, la recuperación de los ingresos en España y Brasil mejorarán las métricas operativas y el apalancamiento pasará de ser viscoso a virtuoso. Pues nada. Tranquilidad. Tras la tempestad siempre... la calma. O eso dicen.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios