Mediapro adquirió este verano los derechos para las tres próximas Ligas de Campeones
Mediapro adquirió este verano los derechos para las tres próximas Ligas de Campeones - ÓSCAR DEL POZO
BURBUJA EN LOS DERECHOS DE EMISIÓN DEL FÚTBOL

Las «telecos» exigirán a Mediapro bajar el precio del fútbol para no elevar las tarifas de 20 a 60 euros

Vodafone avisa de que si no se cambia el modelo de reventa de los derechos podría no pujar por las próximas temporadas de la Liga de Campeones

MADRIDActualizado:

Los grandes operadores de telecomunicaciones del país parecen dispuestos a plantarse ante Mediapro por el elevado coste de los derechos de emisión del fútbol. Movistar, Vodafone y Orange han pagado en los últimos años a ese grupo audiovisual cuantías desorbitadas por la Liga y la Liga de Campeones para poder ofrecer la retransmisión de los partidos a los clientes de sus plataformas de televisión de pago a un precio no ya rentable, sino a pérdidas. Pero ya no están dispuestos a pagar cualquier precio. La insotenibilidad de esta situación podría llevar a las «telecos» a exigir a Mediapro un cambio de modelo en la reventa de esos derechos. Las alternativas serían no adquirirlos y dejar a los usuarios sin el fútbol o elevar de nuevo las tarifas mensuales a los clientes.

Mediapro, productora audiovisual presidida por Jaime Roures y propietaria de los derechos de rentransmisión del fútbol en España, se hizo el pasado verano con el paquete de la Champions League para las próximas tres temparadas, las 2018/2019, 2019/2020 y 2020/2021. Durante los próximos meses tendrá que negociar el nuevo contrato de reventa con Movistar, Vodafone y Orange. Aunque la compañía no desveló la cifra con la que se impuso a Telefónica en esa puja, se estima que estaría en torno a los 1.100 millones de euros, cerca de un 70% más de lo abonado por los derechos de las temporadas anteriores.

Estos incrementos se producen en un escenario en el que los vendedores de esos derechos, las competiciones, buscan incrementar sus ingresos por la rentransimisión de los partidos. La UEFA manifestó que esperaba obtener un 30% más que en la subasta anterior por los derechos de las competiciones europeas, y la Liga de Fútbol Profesional (LFP) española aspira a vender la temporada 2019/2020 por unos 2.300 millones, lo que obligaría a las «telecos» a rascarse aún más el bolsillo.

Modelo actual

Las grandes «telecos» han manifestado ya públicamente su preocupación por ese incremento del coste de los derechos y han calificado esa tendencia de locura, bestial y, sobre todo, inasumible. Ayer, Vodafone fue un paso más allá y envió un mensaje claro a Mediapro: o se cambio el modelo de compraventa de esos derechos o podría optar por no pujar. «Si el modelo es el mismo que en los últimos años, para Vodafone sería muy difícil entrar», dijo el consejero delegado de la compañía, António Coimbra, primero en abrir la puerta a no acudir a la subasta.

Bajo el actual modelo, Mediapro, propietario de los derechos, vende las competiciones de fútbol en un paquete cerrado a las «telecos» para que estas puedan incluirla en su oferta televisiva. Cada operador paga en función de su número de abonados. Movistar, Vodafone y Orange han accedido en los últimos años a las pretensiones económicas de Mediapro por el miedo a quedarse sin el fútbol y perder clientes, aún a costa de ofrecer esos canales sin rentabilidad o incluso a pérdida.

Por ejemplo, Movistar pagó en 2016 un total de 2.400 millones a Mediapro por tener todo el fútbol hasta el próximo año. Sin embargo, fuentes del sector explican que las «telecos» podrían haber llegado a un punto en que les resultaría más rentable asumir cierta pérdida de usuarios que un nuevo incremento del precio de los derechos.

Tarifas por debajo del coste

En concreto, desde Vodafone explican que frente a la tarifa media de 20 euros al mes que pagan los clientes, si se les repercutiese todo el coste de esos contenidos la factura mensual solo por el fútbol ascendería a entre 50 y 60 euros mensuales, esto es, el triple. «A la gente del gusta mucho el fútbol, pero no tanto como para pagar 60 euros», dice Coimbra.

Cabe recordar que en los últimos años las tres «telecos» han aplicado incrementos progresivos de unos pocos euros en los precios de sus paquetes de servicios: aunque los operadores los venden como un aumento a cambio de más prestaciones —por ejemplo más datos de internet móvil—, lo cierto es que responde a la necesidad de financiar los contenidos de televisión, básicamente el fútbol.

Vodafone, según explica Coimbra a ABC, es partidario de plantear modelos alternativos de compraventa de esos derechos como un modelo flexibles y variables y no cerrado, como el pago por uso o que Movistar, Vodafone y Orange se convierta simplemente en plataformas intermediarias y Mediapro sea responsable de la emisión a través de su canal Bein. Sea cual sea el planteamiento final, las tres «telecos» parecen coincidir en la necesidad de pinchar la actual burbuja en el precio de los derechos e «ir hacia unos más razonables», tal y como expresó a finales del pasado octubre el consejero delegado de Orange España, Laurent Paillassot. Telefónica ha sido hasta ahora más comedida y su «número dos», Ángel Vilá, simplemente indicó que Movistar «analizará el resultado de la ecuación entre costes y beneficios del contenido concreto de forma racional y tomará una decisión en consecuencia».