Según S&P, Draghi no ve un peligro inmediato en el repunte de la inflación, que en diciembre alcanzó el 1,1%
Según S&P, Draghi no ve un peligro inmediato en el repunte de la inflación, que en diciembre alcanzó el 1,1% - EFE

Standard & Poor´s advierte que el BCE reducirá sus compras de deuda durante la segunda mitad del año

La calificadora estima que la institución presidida por Mario Draghi que esta reducción será gradual hasta los 40.000 millones de euros mensuales, y que en la primera mitad de 2018 continuará esta tendencia

MadridActualizado:

La agencia de medición de riesgo Standard and Poor's (S&P) ha previsto que el Banco Central Europeo (BCE) reducirá las compras de deuda durante la segunda mitad de este año, de una forma gradual y hasta 40.000 millones de euros mensuales. En concreto, la calificadora ha calculado de que en el primer semestre de 2018 el BCE volverá a reducir las compras de activos.

«La magnitud de las condiciones dependerá de las condiciones de crédito globales predominantes en ese momento», según la agencia de medición de riesgo.

El BCE comenzó a comprar en marzo de 2015 deuda pública y privada de la zona del euro, en total por valor de 60.000 millones de euros mensuales, durante un año. En abril de 2016 amplió las adquisiciones hasta 80.000 millones de euros mensuales y añadió deuda corporativa a las compras durante un año más.

A partir de abril va a seguir comprando deuda durante nueve meses más pero, de nuevo, por 60.000 millones de euros mensuales. En total el BCE va a adquirir deuda pública y privada, sobre todo deuda soberana, por valor de 2,2 billones de euros para que la inflación de la zona del euro se acerque al 2%.

En diciembre la inflación ha subido al 1,1% por el encarecimiento de la energía pero, según el BCE, es un factor temporal tras la subida del precio del petróleo y no se ha producido un cambio de tendencia. El incremento de la inflación también se ha producido por la debilidad del tipo de cambio del euro, según S&P.

Pequeño impacto del petróleo

Los precios del crudo Brent, denominados en euros, han subido 110% en los últimos doce meses hasta el pasado 19 de enero: «Este pequeño impacto del petróleo combinado con una mejora general de la actividad económica en la región impulsa al alza los precios minoristas», ha añadido S&P.

En su informe la consultora ha matizado que «el BCE advirtió de que es demasiado pronto para declarar victoria en el frente de la inflación. Esto es porque la inflación subyacente, la que excluye los elementos volátiles como la energía y los alimentos, permanece mucho más baja». En este sentido S&P ha agregado que «el demonio, como siempre, está en el detalle. Es verdad que la última lectura de la inflación subyacente no señala ninguna aceleración significativa». Al hilo de lo anterior ha informado de que «hay una excepción -Alemania- donde todas las mediciones son consistentemente al alza».

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha sugerido la semana pasada en rueda de prensa que la política monetaria de la entidad no puede abordar las divergencias individuales de cada país, pero este año también tiene que afrontar una nueva preocupación inmediata, que es la subida de los tipos de interés de los bonos desde las elecciones presidenciales en EEUU.

S&P ha sostenido que el contagio a la zona del euro ha sido hasta ahora limitado, en parte por la presencia de los bancos centrales en los mercados comprando activos. Pero si los mercados prevén que el BCE va a finalizar su programa de expansión monetaria, los diferenciales de los bonos se ampliarán, aunque las condiciones económicas en la zona del euro no justifiquen esas subidas todavía.