Economía

¿Sobran bancos o sucursales?

España ya ha reducido el número de entidades principales a menos de 15, pero aún es el país con más oficinas por habitante

El Popular acaba de anunciar el cierre de 300 sucursales antes de fin de año
El Popular acaba de anunciar el cierre de 300 sucursales antes de fin de año - MAYA BALANYA

Mario Draghi ha achacado esta semana la actual falta de rentabilidad del sistema financiero europeo a un exceso de capacidad en algunos sectores bancarios nacionales. En román paladino, el presidente del Banco Central Europeo (BCE) vino a decir que a día de hoy sobran bancos y sucursales. La gran cuestión es cómo que las entidades sigan ajustando su capacidad instalada para ganar eficiencia y rentabilidad sin poner en peligro el nivel de competencia ni provocar exclusión financiera.

¿Cuántos bancos hay en Europa?

El número de entidades financieras que operan en la Eurozona asciende a 5.192, según datos del supervisor comunitario. En Alemania hay 1.745, mientras en España operan 214. Estas cifras incluyen eso sí los establecimientos de crédito más pequeños. El sistema financiero español ha sido el que mayor ajuste, tanto en número de entidades como en capacidad instalada. En concreto, el mapa bancario de nuestro país se ha redicido de 42 a 15 entidades de tamaño significativo. Mientras tanto, Alemania apenas ha simplificado su estructura bancaria, formada por numerosas cajas regionales y estatales, las llamadas sparkassen y los landesbanken. No es casual que hasta el Bundesbank esté urgiendo al sector germano a consolidarse de una vez por todas vía fusiones y absorciones.

¿Por qué dice el BCE que sobran bancos?

La fuerte competencia entre las entidades, la reducción de la demanda de crédito y otros productos bancarios y los bajos tipos de interés han estrechado notablemente el margen de negocio de la banca. Dicho en otras palabras, en ese escenario no hay negocio rentable para tantos bancos. Además, para ser más eficientes y productivos los tamaños necesitan generar sinergias o ahorros de coste, y eso se consigue ganando tamaño (economías de escala) mediante fusiones y absorciones. Además, la puesta en marcha de la unión bancaria es el primer paso hacia la creación de un mercado bancario europeo único: por tanto, si no se consiguen construir bancos transfronterizos fruto de la fusión, por ejemplo, de un banco español y uno francés, ese proyecto comunitario habrá fracasado, según vienen advirtiendo el propio sector y las autoridades.

¿Puede ser perjudicial esa concentración?

Una excesiva concentración del sector puede crear bancos demasiado grandes, que aglutinen grandes riesgos y por tanto que supongan un factor de desequilibrio para el sistema. Además, se corre el riesgo de llegar a crear una suerte de oligopolio que reduzca al extremo la oferta y capacidad de elección de los consumidores.

¿Por qué la banca española sigue cerrando oficinas?

A pesar de la reducción del número de entidades y el recorte de sucursales hecha en los últimos años –los bancos han cerrado 15.314 oficinas desde 2008, el 33% de su capacidad instalada, y hoy tienen las mismas que en 1982–, España sigue siendo el país con mayor número de oficinas bancarias por habitante. En concreto, y según los datos del BCE a cierre de 2015, en nuestro país hay 6,7 sucursales por cada 10.000 ciudadanos, frente a las 5,6 de Francia, 5,4 en Portugal, 5 en Italia, 4,2 en Alemania, 1,7 en Reino Unido y 1 oficina para cada 10.000 habitantes en Holanda. Es cierto que la banca española, por estar enfocada en el negocio "retail" o minorista", requiere una mayor densidad o capilaridad de red que, por ejemplo, la holandesa, más centrada en banca de inversión. Ahora bien, la menor actividad crediticia y la digitalización del negocio bancario, que hace que la sucursales se use cada vez menos, hace insostenible ahora mismo el tamaño de la red de oficians bancarias española.

Debido a esa mayor capilaridad de la red, las sucursales en España también tienen un menor número de empleados, en concreto una media de 6,3 por oficina, muy por debajo de Portugal (9,4), Italia (9,8), Francia (10,8), Alemania (18,9), Reino Unido (37,3) y Holanda (51,1). Es decir, la banca española tiene más oficinas, más pequeñas y con menos empleados que la banca europea, lo que parece sugerir que es posible una mayor concentración de la red.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios