Economía

«Sin mi primer fracaso no habría llegado a mi actual empresa»

Un emprendedor, Norman Suárez, cofundador de Cuicui Studios, explica el valor de fallar con el primer negocio

Norman, a la derecha, junto a sus cuatro socios de Cuicui Studios
Norman, a la derecha, junto a sus cuatro socios de Cuicui Studios

Entusiamo y compromiso es lo que desprenden los cinco jóvenes que han desarrollado Cuicui Studios: Gabriel, Sonia, Norman, Pablo y Guillermo. El espíritu de equipo es su «gran ventaja», como afirman en su web. Han unido conocimientos, esfuerzo y el buen saber hacer para poner en marcha un proyecto en el que llevan meses trabajando y años fraguando. Cuicui Studios es una empresa dedicada a la creación de contenidos y videojuegos educativos para plataformas móviles. Su metodología está basada en la teoría de lasinteligencias múltiples de Howard Gardner. A través de esos juegos y videojuegos el usuario trabaja las ocho inteligencias que tiene. La app puede medir en cada persona el nivel de esas inteligencias y realizar un análisis detallado de los resultados. «Podemos averiguar cuál es el estado de tus inteligencias, en cuáles destacas o no. Después se hace una interpretación de lo que eso significa: si tienes la comprensión lectora baja, o tus reflejos son lentos... Y damos consejos y juegos para mejorar las inteligencias más débiles a través de las más potentes», explica Norman Suárez, uno de los fundadores de Cuicui Studios.

De momento ya está en funcionamiento una primera parte de su proyecto: una App para iPad que ya ha sido probada por 8.000 usuarios. La intención es lanzar esta aplicación en los próximos días para Android, televisión y PC. Pero el objetivo de la empresa no solo es el usuario particular de móvil o internet, sino llegar también a los colegios (ya hay 14 centros asturianos con 1.500 alumnos que prueban esta aplicación) y realizar estudios de investigación.

Así empezó todo

Llegar hasta aquí no ha sido fácil. Este equipo de cinco socios tiene ya tiene a sus espaldas algunos fracasos. Norman Suárez creó, junto a un amigo, «Cuadros fortuna», una startup de vinilos decorativos, lienzos y cuadros. «Una experiencia interesante de la que aprendí muchísimo», recuerda. Pero falló: «No era un área que me apasionara, teníamos fuertes competidores a nivel europeo y necesitábamos una potente logística. No fue mi prioridad y nunca fue un proyecto rompedor», asegura Suárez. Sin embargo, tiene muy claro que sin aquella primera experiencia no hubiera nacido Cuicui Studios.

Todo comenzó en el Centro Europeo de Empresas e Innovación del Principado de Asturias, donde Suárez conoció a dos de los que son sus socios actuales. Él, Gabriel y Sonia empezaron a esbozar poco a poco el embrión de Cuicui Studios. «Íbamos orientados a crear productos educativos infantiles, pero nos faltaba la base científica, pedagógica y la metodología. Conocimos a Pablo que también había tenido un fracaso con una empresa de formación y learning. Él nos habló de la teoría de las inteligencias múltiples. Y después llegó Guillermo, nuestro director creativo». Más Jaime y Ane, los dos empleados con los que cuentan.

Desde entonces ya han cosechado algunos premiso: Cuicui Studios ha ganado la décima edición de los Premios Emprendedor XXI en Asturias y también el premio South Summit a la mejor startup de educación 2016.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios