Casi nueve de cada diez empresas prevé aumentar sus ingresos este año
Casi nueve de cada diez empresas prevé aumentar sus ingresos este año - ABC

Siete de cada diez empresas que invierten fuera crearán empleo en España este año

Los grupos con presencia en el exterior crecen el doble que las que no salen en ventas

MadridActualizado:

La internacionalización de la empresa española tiene impacto no solo en el país de destino, sino también en la economía nacional. Así se desprende del último informe sobre inversión directa en el exterior (IDE) de compañías españolas financiada a través de Cofides, al que ha tenido acceso ABC y en el que estas empresas avanzan expectativas muy favorables de actividad y empleo también en España para este año. Casi nueve de cada diez prevé aumentar sus ingresos y prácticamente siete de cada diez crear nuevos puestos de trabajo en nuestro país fruto, en parte, de esa actividad externa.

El 86,4% de las empresas españolas encuestadas para el estudio y que invierten fuera esperan aumentar sus ventas este año en España, frente al 75,8% que responden afirmativamente sobre el pasado ejercicio. Esto evidencia el cambio de ciclo económico experimentado por la economía nacional, pues en 2013, fecha del informe anterior de Cofides, apenas la mitad del empresariado era positivo respecto a su negocio. De hecho, ninguna de las empresas preguntadas prevé reducir su facturación.

Y lo mismo sucede con su actividad extranjera, donde las expectativas son incluso más favorables. En 2017 el 93,8% de las empresas esperaban aumentar su facturación en los países donde realizan la inversión, bajando ligeramente al 86,7% para el presente ejercicio, según recoge el estudio, elaborado por la Compañía Española de Financiación al Desarrollo (Cofides) junto a las universidades Politécnica de Cartagena, Murcia y Cantabria y que será presenado a finales de mes.

Esa mayor actividad se traducirá en más puestos de trabajo. Lógicamente las expectativas de empleo son mejores en el destino de la inversión, por cuanto supone la creación de nuevos equipos. Allí, el 83,3% de las empresas inversoras españolas prevén incrementar plantilla. Ahora bien, el 67,9% de las compañías, siete de cada diez, espera aumentar el empleo también en España y el 32,1% mantenerlo. Solo aquellas que hacen IDE financiándose a través de Cofides emplean en España a 35.510 personas, y casi todas han mantenido o aumentado plantillas durante los útimos ejercicios.

Abrir nuevos mercados

«Las empresas que hacen actividad internacional al mismo tiempo están reforzando su matriz en España», indica el presidente y consejero delegado de Cofides, Salvador Marín, quien resalta además las diferencias de crecimiento, empleo y rentabilidad entre compañías que hacen y no hacen IDE.

Los empresarios admiten que las principales metas que persiguen saliendo al exterior es mantener o mejorar los resultados de la empresas y abrir nuevos mercados para sus productos. Y las cifras del estudio evidencian mayores crecimientos y rentablidad en las empresas que realizan inversión directa en el exterior.

Las compañías inversoras tuvieron tasa de crecimiento de sus ventas del 5,7% de media en el periodo 2012-2015, el doble que el 2,9% al que crecen las que no invierten. Además, crearon empleo a un ritmo del 3,1%, cuando las demás apenas generaron nuevos puestos de trabajo (+0,1%). Lo mismo sucede en términos de rentabilidad: las inversoras registran márgenes de explotación del 4,3%, frente al 3,2% de las demás.

Compañías competitivas

«La internacionalización provoca que las empresas formen mejor a sus empleados, tengan mayor acceso a las tecnologías, aprendan nuevas formas de dirección y aumente el número de puestos de trabajo altamente cualificados, llevando a un crecimiento de la productividad como consecuencia de un uso más eficiente de la tecnología», concluye el estudio a partir de las respuestas de los empresarios. El objetivo del informe es dar a conocer la experiencia de estas compañías en inversión directa exterior y servir por tanto de orientación a otras de cara a su internacionalización.

La mayoría de las compañías españolas que están haciendo IDE a día de con empresas muy competitivas de sectores como la energía, la industria auxiliar de la automoción, el agroalimentario y el de las infraestructuras de transporte. Seis de cada diez de estas compañías son familiares, la mayoría con una antigüedad superior a los diez años. Además, casi el 70% de ellas tienen menos de 250 empleados. Eso sí, la gran mayoría están ya muy internacionalizadas, casi siempre a través de la creación de filiales en propiedad, y casi el 63% facturan ya más del 50% de sus ventas fuera de España.