Alain Dehaze, durante su intervención en el Foro Económico Mundial
Alain Dehaze, durante su intervención en el Foro Económico Mundial - ABC

«Si se aumenta la productividad se pueden subir más los salarios»

Adecco aconseja a España mejorar la cualificación de los trabajadores en el ámbito tecnológico

MadridActualizado:

La situación laboral de España tiene muchos frentes abiertos por resolver en los próximos meses. Reducir la tasa de desempleo, la subida de salarios y el sistema de pensiones son algunos de ellos. Además, tal y como se reflejó en el último informe de Adecco, España tiene un déficit en la facilidad de contratación por parte de las empresas, en la cualificación de los empleados respecto a sus ocupaciones laborales y en la inclusión de la mujer en los puestos de liderazgo de las compañías. El consejero delegado de la firma de recursos humanos, Alain Dehaze (Tournai, Bélgica 1963), tiene claro los pasos que nuestro país debe dar: «Es importante que se mejore las habilidades técnicas de los empleados y facilitar a las empresas el proceso de contratación».

Tal y como adelantó ABC, Hacienda tiene previsto ligar la subida laboral de los funcionarios a la productividad, un camino que Dehaze ve con buenos ojos, ya que así España sería más competitiva. «La competitividad está relacionada con la productividad. Aumentando la productividad puedes incluir mayores salarios con las ganancias. Pero si subes salarios sin haber subido la productividad, pierdes competitividad», expresa. Una ecuación que parece fácil en teoría, pero no en la práctica, ya que desde el propio Ministerio reconocen que es complicado de medir.

En el último informe publicado por Adecco este enero, «Índice de Competitividad por el Talento Global», España avanzó cuatro puestos hasta el lugar 31 de los 119 analizados. Nuestro país destaca por su buen sistema educativo, pero desde Adecco se alerta de la falta de cualificación de los trabajadores, un rasgo que también podría mejorar la productividad española. «Para España es muy importante mejorar las competencias de sus trabajadores, así subiría la productividad y se incrementarían los salarios», sostiene Dehaze. Especialmente cree que se debe formar en tecnología, porque «los empleos están cada vez más unidos a ella».

En cuanto a sus perspectivas de empleo en España, el consejero delegado de Adecco es optimista y cree que la tasa de paro bajará del 15% a finales de este año, aunque matiza que actualmente esta «es alta». Para ello, establece como reto facilitar la contratación por parte de las empresas. «No sólo es facilitar la contratación sino también posibilitar realizar cambios cuando sean necesarios. En muchos países de Europa hay empresas que tienen miedo a contratar porque creen que si hay un cambio en la economía que provoque despidos, tienen que realizar un ejercicio más complejo y costoso. Esto ocurre sobre todo cuando todo es imprevisible. Cuando hay seguridad es más fácil para el empresario calcular los costes y realizar los cambios necesarios».

Con este cóctel, Dehaze propone que España explote sus activos para atraer y retener talento, tanto nacional como extranjero. «La calidad de vida en España es magnífica: buen clima, comida, gente acogedora... España puede atraer a extranjeros para que estudien y luego permanezcan en él para trabajar si ofrece buenas condiciones. Es necesario crear grandes industrias y facilitar las condiciones necesarias para ello. Poseer una industria global y un sistema educativo con buena reputación». Pone de ejemplo Silicon Valley, donde trabajan muchos extranjeros, o Alemania, donde el 50% de las compañías las crean inmigrantes. «España tiene que hacer de su industria un activo competitivo y poner las herramientas necesarias para desarrollarla. Puede aprovechar que es referencia mundial en el turismo y aglutinar a las mejores empresas del sector».

Mayor inclusión a la mujer

Otro aspecto a mejorar por España es la inclusión de la mujer en los altos puestos de las empresas, donde, según Adecco, hay un amplio margen de desarrollo. Un aspecto que se generaliza en el resto del mundo, ya que «a pesar de que hay países que están avanzando en la materia, aún no hay ninguno que sea referente», explica Dehaze. Comenta que «aunque en la teoría no estoy a favor de contratar según la equidad de género sino por las competencias de los candidatos, lo cierto es que, en la práctica, los países que equiparan sus cuotas avanzan más rápido». Además, ve positivo que algunos ayuden a compaginar los meses de baja de maternidad y paternidad porque fomenta la inclusión de la mujer en las empresas, necesaria para aumentar la competitividad de los países.