Promocion de viviendas a Jardines de Murillo de Metrovacesa
Promocion de viviendas a Jardines de Murillo de Metrovacesa - VANESSA GÓMEZ

El Santander será el primer accionista de la nueva Merlin

La operación, conllevará la desaparición de la histórica Metrovacesa, y se acometerá en varias fases, a través de canjes de activos por acciones

MadridActualizado:

Merlin Properties se fusionará con Metrovacesa y dará lugar al primer grupo inmobiliario español y uno de los mayores de Europa, una compañía con activos valorados en 9.317 millones de euros, que además tendrá al Santander como primer accionista, según informó la socimi.

La operación, conllevará la desaparición de la histórica Metrovacesa, y se acometerá en varias fases, a través de canjes de activos por acciones, una vez que las juntas de accionistas de la aprueben el próximo de septiembre.

En la práctica, la transacción supone que Santander, BBVA y Banco Popular, los actuales bancos accionistas de Metrovacesa, canjearán los activos inmobiliarios de esta empresa por acciones de Merlín y la de nueva empresa de viviendas en renta.

Así, como resultado de la operación, Santander, actual accionista de control de Metrovacesa, con un 70% de su capital, será el primer accionista individual de la nueva Merlín y de Testa Residencial, dado que tendrá un 21,9% y 46,21% de estas firmas, respectivamente.

BBVA, que actualmente tienen un 20,5% en Metrovacesa, ostentará un 6% de la nueva Merlín y un 13% en la firma de viviendas, mientras que Banco Popular convertirá su actual 9,1% de la inmobiliaria en un 2,86% de Merlín y un 6% de la firma residencial.

Los bancos se han comprometido a mantener estas participaciones en la nueva compañía durante al menos seis meses y han otorgado un derecho de adquisición preferente a los socios de la actual Merlín en caso de que quieran venderlas.

El resto de accionistas de la nuevas empresa fusionada serán los actuales accionistas de Merlín, en su mayor parte fondos de inversión, entre los que destaca BlackRock.

Rodrigo Echenique, presidente no ejecutivo

En cuanto a la gestión de la compañía resultante, el actual presidente de Metrovacesa, Rodrigo Echenique, será su presidente no ejecutivo. El hasta ahora presidente de la socimi, Ismael Clemente, se mantendrá como primer ejecutivo de la nueva empresa en calidad de vicepresidente ejecutivo y consejero delegado.

El consejo de administración estará compuesto por quince miembros, de los que nueve procederán del máximo órgano de gestión de la actual socimi y de Testa, otros tres del Santander, uno de BBVA, y dos más serán ejecutivos.

La operación supondrá la «extinción total» de la histórica Metrovacesa, justo dos años antes de que 2018 cumpliera los cien años de vida, y se acometerá en tres fases.

En virtud del acuerdo, en una primera fase, Metrovacesa escindirá y traspasará todo su patrimonio, valorado en 1.672 millones de euros, a Merlín, que a cambio repartirá entre los bancos accionistas de la inmobiliaria un total de 146,7 millones de nuevas acciones.

Posteriormente, Metrovacesa cederá y fusionará su cartera de viviendas en rentas con las que Merlín ha heredado de Testa, a cambio de nuevos títulos que emitirá la nueva Testa Residencial.

La tercera 'pata' de la actual Metrovacesa, su cartera de suelos y proyectos en curso, quedará fuera de la operación. Se trata de activos valorados en 326,49 millones de euros que por el momento mantendrán los bancos accionistas de la inmobiliaria a través de una nueva sociedad conjunta.

«Meses de trabajo»

La operación, que según Ismael Clemente es «fruto de varios meses de trabajo», da lugar a una «compañía única», con una «presencia inigualable» en los distintos tipos de activos inmobiliarios que aglutina, y con «potencial de crecimiento» tanto en generación de valor como «optimización de cartera».

Merlín considera que la absorción de Metrovacesa le otorga el «liderazgo» en el mercado de oficinas, que copan el 44% de la cartera de activos de la nueva empresa, y le convierte en el segundo gestor de centros comerciales de España.

Asimismo, con la operación, Merlín cumple con su objetivo estratégico de desconsolidar y gestionar de forma separada la cartera de viviendas heredada de Testa. Además, Merlín asegura que la fusión refuerza su balance, dado que reduce hasta el 49% el ratio de deuda respecto al valor de los activos, con lo que garantiza la retribución al accionista anunciada.

«La compañía resultante se convierte en una de las mayores socimis de Europa y en el líder indiscutible de España. La solidez y el tamaño del negocio, la fortaleza de la estructura de capital y la visibilidad de la compañía resultante en los mercados de capitales, posiciona a la nueva Merlín como una propuesta de inversión líquida y de gran atractivo para inversores institucionales globales», asegura la empresa.