El ministro de Economía, Luis De Guindos
El ministro de Economía, Luis De Guindos - EFE

Guindos: «La independencia de Cataluña no va a tener lugar»

El presidente de la patronal pide diálogo para solucionar el conflicto y advierte de que la economía se ve afectada por la falta de estabilidad

RomaActualizado:

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, aseguró hoy en Roma que «la independencia de Cataluña no va a tener lugar» por razones de «legalidad» y de «racionalidad económica» y consideró que «le irá mucho mejor dentro de España».

«No tengan la más mínima duda de que la independencia de Cataluña no va a tener lugar, primero por una cuestión de legalidad pero en segundo lugar por un tema de racionalidad económica», destacó ante los medios al margen del XV Foro de Diálogo Italia-España en Roma.

En su opinión, el referéndum de independencia del domingo, ilegalizado por el Tribunal Constitucional, consistió en «un mero trámite» hacia la declaración de independencia «sin controles ni garantías».

«Creo que lo que vimos es que el referéndum ilegal era un mero trámite, nunca he visto un referéndum al que no se preste atención a los resultados, no había ningún tipo de control ni garantía, era un mero trámite de cara a la declaración de independencia», consideró.

Preguntado por la imagen que España proyecta al extranjero tras los enfrentamientos entre los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y de algunos manifestantes en Cataluña, aseguró que «España es una democracia avanzada».

«Hemos visto una parte que es el Gobierno de España que en última instancia lo que hace es sustentar la legalidad y defenderla, y por otro lado, otra administración, una autonómica, que está fuera de dicha legalidad», dijo.

A su juicio, el domingo se vivieron «momentos delicados, tensos» y dijo que «todo el mundo está triste por la gente que tuvo problemas, los heridos, contusionados», pero subrayó que "en última instancia lo que queda es un Gobierno que defiende la legalidad".

De Guindos resaltó «la voluntad del Gobierno español de continuar dentro de ese marco constitucional, legal, de negociar con todos y de hablar con todos los partidos políticos», algo que, a su parecer, «siempre» ha sido así.

Impacto económico

Por su parte, el presidente de la patronal española CEOE, Joan Rosell, pidió en el mismo acto «reconducir la situación» entre el Gobierno central y Cataluña porque, advirtió, la economía cuando «no hay estabilidad y la legalidad no es al 100% siempre queda tocada».

El presidente de la CEOE, Juan Rosell (i), el presidente de la Confederación General de la Industria Italiana (Confindustria), Vincenzo Boccia (c) y la presidenta de la patronal europea BusinessEurope, Emma Marcegaglia (d), asisten al 15 Foro de diálogo Italia-España en Roma
El presidente de la CEOE, Juan Rosell (i), el presidente de la Confederación General de la Industria Italiana (Confindustria), Vincenzo Boccia (c) y la presidenta de la patronal europea BusinessEurope, Emma Marcegaglia (d), asisten al 15 Foro de diálogo Italia-España en Roma- EFE

«Las leyes que hay en la actualidad son muy importantes y el proceso que se hizo no fue cien por cien legal, ni mucho menos, y por tanto a partir de aquí lo que hay que hacer es reconducir la situación», dijo. Rosell también instó a los interlocutores en Madrid y Barcelona a «buscar soluciones» porque en su opinión, subrayó, «lo que quiere la sociedad en su conjunto son soluciones».

«Lo que no quiere son problemas, lo que quiere es una solución pactada entre todos», afirmó. El presidente de los empresarios españoles destacó que «los problemas se ponen encima de la mesa, se ven las soluciones, se intenta limar asperezas entre unos y otros y a partir de aquí se buscan soluciones».

«Por tanto creo que es bueno que miremos al futuro, nos olvidemos bastante del pasado y que en el futuro tenemos que encontrar (soluciones) todos conjuntamente porque es bueno para todos», dijo.

A su juicio «los políticos tienen que dar un paso hacia adelante y el paso hacia delante quiere decir qué alternativas hay, qué problemática hay, uno ponerse en la piel del otro y el otro en la piel del uno y, a partir de aquí, buscar fórmulas para que de alguna manera sirvan a solucionar la situación en la que actualmente estamos».

Evitó hablar de alternativas a la actual situación, desencadenada tras la convocatoria de un referéndum para la independencia de Cataluña, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional, pero abordó el modo en que esta situación afecta a las empresas del país.

«La economía, lo que si está claro, es que cuando no hay estabilidad, cuando la legalidad no es al cien por cien, pues siempre queda tocada», defendió.

«Yo creo que es bueno que tengamos términos de tranquilidad, de estabilidad, porque eso es lo que las empresas españolas queremos cuando vamos al exterior. Por tanto si lo queremos cuando vamos al exterior, lo queremos también en nuestro territorio», concluyó.