Sede de Bankia en Madrid
Sede de Bankia en Madrid - EFE

¿Se recuperarán las ayudas a Bankia?

Las acciones deben subir al menos un 50% para que las próximas ventas del Estado se hagan con plusvalías

MADRIDActualizado:

El Estado, a través del FROB, cerró ayer la venta de un paquete de acciones de Bankia equivalente al 7% de su capital, por el que obtuvo 818,30 millones de euros. Se vendieron 201,55 acciones a 4,06 euros cada una, lo que supone un descuento de casi el 3% con respecto al precio de cierre del lunes (4,17 euros). El fondo público de rescate se anotará una pérdida contable de 70 millones de euros, según fuentes conocedoras de la operación, la segunda en que se privatiza un paquete de acciones de la entidad, que recibió 22.424 millones de euros en ayudas durante su rescate. La gran incógnita sigue siendo si el Estado será capaz de recuperar esos fondos destinados a salvar el banco.

La única operación de privatización previa a la de ayer fue en febrero de 2014. Con aquella operación, el fondo de rescate ingresó 1.304 millones de euros, generando 301 en plusvalías. Entonces el FROB logró colocar esa participación a 1,51 euros por acción, por encima de los 1,35 euros a los que entró en el capital de la entidad. La de ayer, en cambio, se cerró con unas pérdidas de 270 millones de euros respecto a se precio de entrada. En todo caso, las fuentes estiman que el impacto en las cuentas anuales del FROB será menor, de unos 70 millones en minusvalías, pues se tomará la diferencia respecto al valor contable al que el fondo público de rescate tiene registraba su participación del 60,6% en el banco a través de BFA.

Hasta la fecha, a través de los dos procesos de venta y con los dividendos cobrados en los últimos tres ejercicios el Estado ha recuperado 2.656 millones, el 12% del dinero de los contribuyentes prestados a la cuarta entidad financiera del país. Recuperar la totalidad de las ayudas concedidas al banco parece complicado, según los expertos financieros consultados, que señalan a la cotización del banco.

Pendientes de la cotización

Las acciones del grupo cotizan ahora en el Ibex 35 en torno a los 4 euros, frente a los 6 (1,35 euros sin la agrupación de acciones hecha este mismo año) a los que el Estado entró en 2012 en el capital del banco. Es decir, para no perder dinero respecto a las ayudas inyectadas, el FROB tendría que vender al menos a 6 euros cada título. O lo que es lo mismo, de cara a las próximas ventas las acciones del banco deberían revalorizarse en dos euros o un 50%.

En lo que va de este año la entidad acumula una subida en Bolsa de un 7,5% y su capitalización bursátil es de 12.000 millones de euros. La cotización de Bankia, como la del resto de entidades, se ha visto muy afectada por el escenario de bajos tipos de interés, que se antoja muy prolongado y debilita la capacidad del sector de generar ingresos; más aún en el caso de la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri, con una de las carteras crediticias más expuestas al Euribor. Tampoco juega a favor de la cotización el hecho de que el FROB tenga una fecha límite para completar la privatización, diciembre de 2019, aunque esta puede ser prorrogada por el Gobierno, como ya hizo el año pasado, ampliándola en doce meses.

¿Qué puede jugar a favor de la acción de la entidad? En primer lugar una subida de los tipos de interés: la propia dirección del banco estima que una subida de medio punto porcentual del Euribor le generaría unos ingresos adicionales de 250 millones de euros. Además, su fusión con BMN, que entrará en marcha oficialmente el próximo 1 de enero de 2018, y la presentación de un nuevo plan estratégico al mes siguiente podría aupar el precio de la acción. De hecho, el propio Goirigolzarri apuntó el pasado fin de semana en una entrevista a «El Periódico» que ese momento puede abrir una oportunidad clara para vender acciones.

El coste de no acudir a su rescate, más alto

En todo caso, y frente a la realidad de la cotización, tanto la dirección del banco como el Ministerio de Economía han empezado a esgrimir cada vez con más fuerza que, de no haber usado ese dinero para reflotar Bankia, el coste hubiese sido mayor en términos de pérdida de depósitos que el Fondo de Garantía no habría podido devolver, de mayor inestabilidad en el conjunto del sistema financiero de recesión económica y, en último término, de una mayor recesión económica. Además, Bankia suele apuntar que ha devuelto además 5.000 millones a preferentistas y accionistas afectados por la caída del banco.

Como fuere, el propio Banco de España se muestra poco optimista en lo que a la recuperación de las ayudas al conjunto del sistema financiero se refiere. El Estado, a través del FROB, inyectó desde 2009 un total de 54.353 millones de euros solo en concepto de capital en las entidades financieras en apuros. De esa cuantía, el Banco de España ve recuperables 14.275 millones, el 26,3% del total, según su último balance del coste del rescate, hecho con valoraciones a cierre de 2016 y publicado el pasado mes de septiembre. Eso supone una pérdida para el Estado de 40.078 millones, lo que arroja un coste para cada uno de los 46,529 millones de residentes en España de 861,4 euros. De esta forma la pérdida para cada español asciende supera ahora el 73% de los 1.168,2 euros que le correspondió aportar a salvar las cajas en ruinas.

No obstante, esta cifra, así como la de ayudas recuperables, no es definitiva, y puede incrementarse o reducirse en función de cómo trascurra precisamente esa privatización conjunta de Bankia y BMN. Además, está por ver con qué resultado se liquida en 2028 la Sareb, como se llama el banco malo español, para cuya creación el Estado aportó 2.192 millones de euros en forma de capital.