Economía

El recargo en las pólizas de coche para financiar el fondo de garantía de las aseguradoras baja un 40%

El Consorcio de Compensación de Seguros baja esa cuota de 3,5 a 2,1 euros en las primas que pagan los conductores de turismos y de 17,6 a 9 euros a los camioneros

En España circulan actualmente 29,8 millones de coches asegurados
En España circulan actualmente 29,8 millones de coches asegurados - VALERIO MERINO

Una pequeña parte de la prima del seguro de coche que pagan los conductores se destina a financiar el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), que en caso de catástrofe o siniestro sufraga los daños que las aseguradoras no cubren. La situación de superávit de ese fondo ha permitido llevar a cabo una importante rebaja en ese recargo a las pólizas. En concreto, la entidad dependiente del Ministerio de Economía decidió el pasado mes de julio reducirla entre un 28% y un 50% según el tipo de vehículo.

Hasta ahora 3,5 euros de la prima pagada por los conductores de turismos se usaba para nutrir ese fondo para la cobertura de riesgos extraordinarios; esa cuantía se ha reducido un 40%, hasta los 2,1 euros. En el caso de los camiones el recargo se ha recortado un 48%, de 17,6 a 9 euros. Los vehículos industriales pagan ya un 28% menos, al bajar esa cuota de 14,6 a 10,5 euros, y los conducores de motocicletas abonarán 0,3 euros, un 50% menos que los 0,6 euros que pagaban hasta ahora.

Además de cubrir daños a los conductores derivadas de riesgos extraordinarios, el CCS también se encarga de indemnizar a aquellos conductores que hayan sufrido daños por culpa de un vehículo no asegurado y que por tanto circula ilegalmente —en España circulan actualmente en torno a dos millones de coches sin la póliza obligatoria—, vehículos que no se han podido indentificar, vehículos robados y coches asegurados por compañías insolventes. Es lo que se llama la función del Consorcio como fondo de garantía.

En este caso el recargo también se ha rebajado, del 2% al 1,5% de la cuantía de cada prima, debido a la reducción del número de vehículos que circulan sin seguro obligatorio, gracias a la mayor vigilancia de la Dirección General de Tráfico (DGT), y al reducido número de procesos de liquidación de compañías de seguros.

Ambas rebajas en las tarifas entraron en vigor el pasado 1 de julio, de forma que se aplican ya tanto a los nuevos seguros contratados como a aquellas pólizas que se hayan renovado desde entonces. La dirección del CCS decidió realizar este ajuste a la baja tras obersvar en los últimos años una reducción de la siniestralidad por riesgos extraordinarios —catástrofes naturales, por ejemplo— y evaluar las proyecciones de ingresos por ese recargo y de pagos de siniestros. Cabe recordar en este sentido que el Consorcio cerró el ejercicio pasado con un superávit de 295 millones de euros, por debajo de los 357,5 millones de un año antes.

Como fuere, esos recargos más bajos a favor del CCS no parece que vayan a traducirse en una rebaja de la prima a los asegurados. De hecho, el aumento de la siniestralidad y el incremento de las indemnizaciones derivado del nuevo baremo de accidentes, entre otros factores, han provocado ya el primer encarecimiento de las primas desde 2004. Y la tendencia del sector durante este ejercicio, después de varios años de abosluta guerra de precios, es a subir el precio de las pólizas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios