La vivienda acaba de cerrar un año récord
La vivienda acaba de cerrar un año récord - JULIÁN DE DOMINGO

El precio de la vivienda nueva crece ya a ritmos de 2007

La crisis catalana lastra la confianza de los inversores inmobiliarios en Barcelona durante el último trimestre del año, según un informe de Sociedad de Tasación

MadridActualizado:

La recuperación del sector inmobiliario y el limitado «stock» de las grandes ciudades impulsaron con fuerza el mercado de las viviendas nuevas en 2017. Según un informe de Sociedad de Tasación (ST), el precio de la nueva vivienda creció un 5% el año pasado, hasta los 2.227 euros por metro cuadrado en las capitales de provincia. Se trata del incremento más alto de la última década.

El despunte se concentró fundamentalmente en la segunda mitad del año, que registró un avance del 3,3% y duplicó el cosechado hasta junio, del 1,7%. Barcelona, pese a las dudas provocadas por la incertidumbre política, se erige como la ciudad con los precios más elevados y alcanza los 3.865 euros por metro cuadrado. Niveles, además, que le acercan a los máximos registrados en 2007, 4.500 euros por metro cuadrado. A nivel nacional, el precio se mantiene casi un 25% por debajo del máximo registrado en 2007.

Tras la Ciudad Condal, las ciudades en las que la vienda nueva está más cara son San Sebastián (3.441€/m2) y Madrid (3.167 €/m2). Por contra, Badajoz (1.155 €/m2), Cáceres (1.138 €/m2) y Ciudad Real (1.160€/m2) siguen siendo las capitales de provincia que presentan los precios más bajos, según los cálculos de Sociedad de Tasación.

Y es que el crecimiento del precio en la vivienda nueva, como el resto del sector, ha sido notablemente dispar. La media en las grandes ciudades es de 2.227 euros por metro cuadrado, mientras que en el resto de localidades es de 1.580. La comunidad más cara, de hecho, triplica en precio a la más barata (3.452 euros en Cataluña por 1.148 euros en Extremadura). Aún así, Sociedad de Tasación destaca que «ya no se experimentan bajadas de precios en ninguna de las poblaciones analizadas», algo que no sucedía desde 2007.

Como consecuencia de esta subida, los ciudadanos deben invertir más años de su sueldo para acceder a una vivienda. Según el texto, un total de 7,6 años de salario íntegro para abordarlo. Son cuatro décimas más que el tiempo requerido a finales de 2016.

Además de las diferencias en el precio, producidas en muchas ocasiones por la escasez de obra nueva de las grandes ciudades, el informe de Sociedad de Tasación señala otro foco de incertidumbre: Cataluña. El desafío soberanista provocó que la comunidad fuera la única región en la que cayó el índice de confianza elaborado por ST, hasta los 56,2 puntos.

Destacan valores en subapartados como la evolución de las ventas (segunda residencia, montaña..), que cuenta con 51,3 puntos, o la evolución de las ventas en canales comerciales, de 49,4 puntos. Este descenso, según el informe, está motivado por la «situación de incertidumbre política» de la comunidad autónoma.

Repunte del alquiler

No solo la confianza se ha visto resentida. También la rentabilidad del alquiler ha retrocedido en el último año en la Ciudad Condal, donde cayó un 0,2%. Pese a ello, Barcelona sigue ofreciendo rendimientos cercanos al 7,5%, al nivel de ciudades como Valencia o Toledo.

Y es que el índice de Sociedad de Tasación también aborda, por primera vez, la situación del arrendamiento en España. Un fenómeno que ha cobrado una gran relevancia en la recuperación del sector inmobiliario, hasta el punto de cerrar 2017 con una subida del 7,29%, según ST. Las diferencias entre regiones también quedan patentes en este mercado, en el que ciudades como Orense «solo» ofrecen rendimientos del 4,8%.