El nuevo presidente de Telefónica España, Emilio Gayo
El nuevo presidente de Telefónica España, Emilio Gayo - ABC

El precio de los derechos del fútbol, primer reto de Gayo al frente de Telefónica España

Las «telecos» negociarán en los próximos meses con Mediapro la compra de las próximas tres temporadas de la Champions League

MADRIDActualizado:

La revolución comercial iniciada hace siete años por Luis Miguel Gilpérez logró enderezar el rumbo de Telefónica en España: gracias a Movistar Fusión la «teleco» ya no pierde tantos clientes frente a la competencia y su impulso al despliegue de fibra óptica y a la oferta televisiva han marcado el paso al resto de compañías. Sin embargo, entre las tareas pendientes que deja a su sucesor, Emilio Gayo, está el reto de tratar de abaratar los derechos de televisión del fútbol, que amenazan la rentabilidad de toda esa estrategia.

La apuesta de los últimos años de Telefónica España ha sido los contenidos de televisión, con dos ejes claros: la producción propia de series y el fútbol, este último un contenido esencial porque tradicionalmente ha sido el principal reclamo comercial de la televisión de pago. Consciente de ello, el propietario habitual de los derechos de emisión de la Liga y de la Champions League, Mediapro, ha ido encareciendo su precio. Movistar, Vodafone y Orange han pagado en los últimos años a ese grupo audiovisual cuantías desorbitadas por esas competiciones.

La prueba más evidente es que en los últimos años las tres «telecos» han venido aplicando progresivos incrementos de unos pocos euros en los precios de sus paquetes de servicios. Las tres lo han vuelto a hacer este año. Telefónica, por ejemplo, subirá desde el próximo día 5 de febrero en cinco euros las tarifas de Fusión. Esos aumentos responden a la necesidad de financiar los contenidos de televisión, básicamente el fútbol, pues bajo las tarifas actuales no cubren el coste de los derechos de emisión. Vodafone ya calculó que frente a la tarifa media de 20 euros al mes que pagan los clientes por los canales de fútbol, si se les repercutiese todo el coste de esos contenidos la factura mensual solo por ese contenido ascendería a entre 50 y 60 euros mensuales.

Movistar pagó en 2016 un total de 2.400 millones de euros a Mediapro por todo el fútbol hasta 2018. La productora presidida por Jaime Roures se hizo el pasado verano con el paquete de la Champions League para las próximas tres temparadas (2018/2019, 2019/2020 y 2020/2021), y su objetivo es evidentemente sacarle más beneficio que en la anterior subasta. Sin embargo, y como ya informó ABC, las «telecos» han llegado a una situación límite y esta vez no parecen dispuestas a tirar la casa por la ventana.

Lo que está en juego es la rentabilidad. Las negociaciones arrancarán en los próximos meses. Las alternativas encima de la mesa de Gayo, que hoy ha sido nombrado presidente de Telefónica España por el consejo de administración del grupo, son varias. En primer lugar, tratar de abaratar los derechos mediante un cambio de modelo en su reventa, que podría pasar por actuar como plataforma intermediaria de Mediapro, que sería responsable de la emisión a través de su canal Bein. En caso de que finalmente los costes de los derechos siguiesen la espiral inflacionista de los últimos años, y Telefónica optase por adquirirlos, sería difícil que no trasladase eso a las tarifas. La última alternativa, aunque no hay que descartarla, es que Movistar, ahora volcada en la producción propia de series, abandone total o parcialmente la rentransmisión del fútbol.