Economía

El optimismo de los consumidores estadounidenses se dispara tras el triunfo de Trump

El índice elaborado por la Universidad de Michigan se sitúa en 93,8 puntos, su nivel más alto desde el pasado mes de mayo

El optimismo de los consumidores estadounidenses se dispara tras el triunfo de Trump
EUROPA PRESS Nueva York - Actualizado: Guardado en:

La confianza de los consumidores de EEUU ha experimentado un fuerte repunte en noviembre a raíz de la inesperada victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales, según refleja el índice elaborado por la Universidad de Michigan, que se sitúa en 93,8 puntos, su nivel más alto desde el pasado mes de mayo, superando ampliamente la lectura preliminar del dato, cuyos datos se habían recopilado antes de conocerse el resultado electoral.

«La reacción inicial de los consumidores a la victoria de Trump fue expresar un mayor optimismo sobre sus finanzas personales, así como unas mejores perspectivas para la economía nacional», indicó Richard Curtin, economista jefe de la encuesta de confianza de la Universidad de Michigan.

De hecho, el resultado de la consulta posterior al resultado de las elecciones ha sido 8,2 puntos superior al dato preliminar de noviembre elaborado antes de conocer la victoria del candidato republicano y se sitúa 6,6 puntos por encima de la lectura de octubre.

La valoración de la coyuntura actual por parte de los consumidores ha mejorado en noviembre hasta los 107,3 puntos desde los 103,2 del mes de octubre, mientras que las expectativas aumentaron a 85,2 puntos, frente a los 76,8 del mes anterior.

El economista jefe de la Universidad de Michigan añadió que este impulso poselectoral al optimismo «fue generalizado», con mejoras entre todos los grupos de edad y de ingresos, así como en todas las regiones del país.

«El auge de las perspectivas económicas favorables no es una sorpresa dadas las políticas populistas de Trump y quizás fuese exagerado por lo que mayoritariamente se consideró una sorprendente victoria, así como por una sensación generalizada de alivio por el final de las elecciones», apuntó Curtin.

A este respecto, el experto advierte, no obstante, que «ningún aumento de las expectativas económicas puede sostenerse en el tiempo sin una mejoría de las condiciones de la economía», señalando que las «lunas de miel presidenciales» representan un periodo en el que la promesa de mejoras influye sobre la coyuntura económica.

«Las lunas de miel presidenciales, sin embargo, pueden terminar rapidamente si no se ven acompañadas de datos que apunten a que las condiciones económicas mejorarán en el futuro», añade el economista, quien destaca que Donald Trump parece apreciar la importancia de sus primeros cien días en el cargo, aunque la clave será si sus políticas repercutirán sobre los consumidores estadounidenses.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios