Economía

La nómina mensual de pensiones se dispara un 60% en la última década

Cada mes la Seguridad Social abona casi 6.000 millones de euros en jubilaciones

Mariano Rajoy junto a un grupo de jubilados en 2015
Mariano Rajoy junto a un grupo de jubilados en 2015 - ABC
Susana Alcelay Madrid - Actualizado: Guardado en:

El gasto en pensiones está creciendo en torno al 3% y esta evolución sitúa de forma recurrente la factura de las pensiones en récord histórico. En septiembre la nómina mensual que paga la Seguridad Social en prestaciones fue 8.550,6 millones de euros, un 60,7% más que hace una década. Una escalada que se ha producido por dos razones. Por un lado, debido al incremento del número de pensionistas y de prestaciones –un pensionista puede cobrar dos pensiones, de jubilación y viudedad, por ejemplo–; y, por otro, porque la mayor cuantía de las nuevas pensiones respecto a las que se dan de baja por fallecimiento —cerca de un 40%—, elevan la pensión media del sistema. A todo ello se suma el incremento mínimo anual garantizado por ley del 0,25%.

El gasto en pensiones ha aumentado un 60,7% desde 2006 porque en el mismo periodo se han incorporado al sistema casi 1,2 millones de pensionistas y prácticamente la misma cifra de pensiones y porque la pensión media ha pasado de 646,76 euros a final de 2006 a 906,37 euros en la actualidad, un 40% más. En total son ya 8.503.090 el número de pensionistas y 9.433.986 el número de pensiones.

Las alarmas encendidas

El aumento del gasto ha disparado todas las alarmas sobre la viabilidad futura del sistema de pensiones, teniendo en cuenta que desde diciembre de 2012 el Gobierno se ha visto obligado a tirar del Fondo de Reserva para poder hacer frente a las extras de julio y diciembre. Son dos meses en los que la Seguridad Social afronta fuertes necesidades de liquidez en la tesorería. Toca desembolsar la nómina mensual habitual y las pagas extraordinarias que reciben los pensionistas. Este año la extra de verano supuso para las arcas públicas una factura cercana a los 17.000 millones, lo que obl

La progresión del gasto obligará a recurrir de nuevo al Fondo de Reserva para pagar la extra de Navidad

igó, de nuevo, a tener que tirar del Fondo. Y lo mismo ocurrirá en diciembre próximo.

Recién llegado al poder, Rajoy no tuvo más remedio que romper por primera vez la «hucha» y usar los ahorros para poder pagar las nóminas a los jubilados. La fuerte crisis que comenzó en 2008 hizo mella en el empleo. Ya entonces había destruido 2,5 millones de empleos de los más de 3,5 millones que terminaría recortando en España concluida la crisis. El uso del Fondo de Reserva es lo que ha permitido desde entonces tapar los agujeros de sistema de pensiones y hacer frente a las nóminas de forma puntual.

Dos disposiciones en un mes

Los pensionistas han cobrado sin problema pero la «hucha» ha menguado sus ingresos en casi 50.000 millones. Este ejercicio la Seguridad Social necesitó recurrir al Fondo dos veces en un mes. La primera lo hizo para hacer frente a la extra de julio y en la segunda fueron 1.000 millones para liquidar el IRPF de los pensionistas con Hacienda. Entre ambas disposiciones, el Ministerio de Empleo sacó 9.700 millones de la «hucha».

Tras ambas disposiciones, en el Fondo de Reserva ha quedado en 24.207 millones, una cantidad equivalente al 2,24% del PIB, que se aleja mucho ya de los casi 67.000 millones que acumulaba en el momento de mayor ahorro. Al ritmo que se está consumiendo esta «hucha», a finales del año que viene se agotarán sus recursos y se tenga que recurrir a más fondos procedentes de impuestos para pagar las pensiones, ya que no es probable que en 2017 se haya cerrado el déficit.

Déficit de 13.592 millones

La combinación de todos estos factores es lo que ha provocado que la Seguridad Social fuera la única administración que aumentó su déficit en 2015, hasta el 1,3% del PIB, es decir 13.592 millones, el doble de los previsto (0,6%). Los últimos datos tampoco invitan al optimismo. Hasta agosto el déficit del sistema empeora hasta los 6.128 millones el 0,55% del PIB, un 14% más que el desequilibrio del año anterior. El gasto en pensiones crece al 3%, por lo que se come los ingresos de cotizaciones sociales, que aumentan un 3,54% gracias a la mejoría del empleo, que ha permitido que el número de afiliados se encamine hacia 18 millones.

La mayor parte de los expertos asegura que la solución para el sistema de pensiones sigue estando en la creación de empleo, en mantener tasas de crecimiento y en que los puestos de trabajo estén asociados a salarios más selevados, bases de cotización más elevadas, por tanto, y más ingresos con lo que pagar pensiones al alza, coinciden todos los analistas. Ello unido a algunas reformas para descargar de gasto al sistema. La interinidad del Gobierno está impidiendo que se constituya la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, encargada de plantear las reformas necesarias.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios