Economía

Nadal pilotará la subasta de cobertura móvil 5G y la resintonización de la TDT

El nuevo ministerio deberá profundizar además en la digitalización de la Administración pública y de las pymes

Alvaro Nadal, nuevo ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, con Luis de Guindos
Alvaro Nadal, nuevo ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, con Luis de Guindos - MAYA BALANYA
MONCHO VELOSO Madrid - Actualizado: Guardado en:

El antiguo Ministerio de Industria ya tenía entre sus cometidos incentivar el despliegue del 4G y la fibra óptica, favorecer la digitalización de las pymes, potenciar la economía digital e impulsar la Administración electrónica. Gran parte de esas políticas, incluidas en la llamada Agenda Digital 2020, siguen sin ejecutar. El nuevo Gobierno parece querer darles ahora un impulso al incluir esa agenda en el nombre de la cartera de nueva creación que dirigirá Álvaro Nadal. El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital pilotará, entre otras cosas, la reordenación del espacio radioeléctrico, quizá el principal asunto pendiente en esta materia y que implica resintonizar la TDT y subastar las frecuencias para el despliegue de la cobertura móvil 5G.

Reordenar el espacio radioléctrico

En 2015 el gabinete de Industria entonces dirigido por José Manuel Soria ya liberó la banda de 800 megahercios (Mhz) del espacio radioeléctrico que ocupaban nueve canales de televisión digital terrestre (TDT) y lo cedió a las compañías de telefonía para que desplegasen sus redes de cuarta generación (4G) o LTE.

Esa medida obligó a los ciudadanos a resintonizar por segunda vez desde la aparición de la TDT sus antenas de televisión. Sin embargo, aún habrá una tercera fase de ese dividendo digital, como se llama esa reordenación de las frecuencias. La Comisión Europea obliga a llevar a cabo antes de 2020 una nueva reasignación, en este caso de la banda de 700 MHz, para desplegar el servicio de internet móvil 4G de mayor calidad y 5G.

Nadal por tanto tendrá que obligar a determinados canales de televisión a desalojar esas frecuencias -y por tanto a las comunidades de vecinos a resintonizar de nuevo- y, paralelamente, a convocar una subasta para adjudicar esa banda de 700 Mhz entre las «telecos» interesadas, como Movistar, Vodafone, Orange y Masmóvil. De hecho, y según fuentes cercanas al Ejecutivo, Nadal tendrá entre sus retos hacer la mayor caja posible con esa subasta, dinero que entre otras cosas serviría para amortizar deuda pública.

En ese proceso el ministro tendrá que estar en interlocución directa con las grandes compañías de telefonía e internet. De hecho, en la reordenación de los ministerios Nadal se ha quedado con la regulación de este sector; desaparece la secretaría de Estado de Telecomunicaciones ligada a Industria y se crea la de la Sociedad de la Información y la Agenda Digital.

Fomentar el despliegue del 5G y la fibra

Lo cierto es que el sector de las «telecos» está ya liberado casi al 100% y apenas quedan precios regulados. Además, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ya ha sacado adelante su norma sobre las condiciones de acceso mayorista a la banda ancha, que obliga a Telefónica a compartir su red de fibra óptica con sus competidores. Lo que podría hacer Nadal para favorecer el despliegue de las redes móviles y fijas ultrarrápidas (4G, 5G y fibra), como exige la Agencia Digital, sería profundizar en las medidas de la ley de Telecomunicaciones que abaratan y simplifican los trámites para instalar esas redes. El gran objetivo en materia de redes es que en 2020 España disponga de cobertura ADSL o fibra de más de 30 «megas» para el 100% de la población y que la mitad de los hogares haya contratado velocidades superiores a los 100 Mbps.

A fin de cuentas, de esas infraestructuras, en cuyo despliegue España está más avanzado que otros países europeos, depende el éxito de buena parte de otros retos citados. Aprobada en febrero de 2013, la Agenda Digital de España es una adaptación a escala nacional de los objetivos en la misma materia fijados por la Unión Europea.

Impulso de las TIC entre las pymes

El objetivo último, a grandes rasgos, es desarrollar una economía digital que se traduzca en una mejora de la productividad y competitividad del tejido empresarial y una mayor eficiencia de la Administración pública. Hasta ahora se ha avanzado mucho en despliegue de redes, lo que dependía sobre todo de la inversión privada de las «telecos», y más bien poco en el resto de materias.

España era en 2008 uno de los países con el peso del valor añadido de las tecnologías de información y comunicación (TIC) sobre el PIB (6,4%) más bajo de Europa, solo superado por Italia. Además, y debido a la atomización del tejido productivo y el gran número de micropymes, la penetración de la tecnología en las empresas es aún muy baja. Nadal tendrá que impulsar el comercio «online», el uso de la factura electrónica y la producción y distribución de contenidos digitales, por ejemplo.

Ahora bien, el desarrollo de la economía digital es una tarea que puede llegar a implicar a otras carteras como la de Economía y la de Fomento, y a organismos como la CNMC. Por ejemplo, en cuanto a la regulación de la economía colaborativa, respecto a la cual Competencia tiene pendiente de sacar una norma cuyo borrador ya generó en su día la confrontación de varios ministerios. El presidente de la CNMC, José María Marín, y Luis de Guindos e Iñigo de la Serna, al frente de los dos citados gabinetes, son partidarios de no poner puertas al campo en este asunto que ha provocado enfrentamientos entre sectores como el del taxi con nuevas compañías como Uber. Además, estas políticas podrían llevar a Nadal a lidiar con otras leyes siempre polémicas como las de Propiedad Intelectual.

Servicios digitales a los ciudadanos

Otro ámbito en el que ya se han hecho cosas es el de la Administración pública electrónica: se ha impulsado la receta electrónica, la digitalización de la historia clínica de los paciente y las relaciones telemáticas en la Justicia mediante la plataforma «Lexnet». El nuevo ministro tiene entre sus desafíos profundizar en este asunto -por ejemplo en la digitalización del Registro Civil- no solo para agilizar la atención al ciudadano, sino para ahorrar costes en la Administración.

Educación digital e inversión en I+D

La Agenda Digital incluye también un requerimiento de fomentar la educación en las nuevas tecnologías ante el reto que la revolución digital va a suponer para el mercado laboral. Además, obliga al Gobierno a impulsar la inversión pública y privada en I+D en las TIC y a animar la llegada de capital extranjero al sector de las TIC. Queda por ver si el gesto del nuevo Ejecutivo al darle nombre propio a la Agenda hace que esas medidas pasen de ser un brindis al sol a una decidida apuesta política.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios