Javier Monzón, expresidente de Indra
Javier Monzón, expresidente de Indra - EFE

Monzón rechaza la presidencia de Prisa tras cambios en el plan de sucesión de Cebrián

El actual presidente de Prisa pide ahora un traspaso de poderes ejecutivos más lento de lo inicialmente pactado

Actualizado:

El relevo en la cúpula del grupo Prisa se complica. Según fuentes financieras consultadas por ABC, Javier Monzón, expresidente de Indra y candidato de consenso entre algunos de los principales accionistas del grupo editorial, ha rechazado hoy mismo la oferta. Este cambio de planes se debe a «desacuerdos en los términos reflejados en el contrato», según las mismas fuentes y, en concreto, a que Monzón no recibiría los poderes ejecutivos plenos desde un primer momento, tal y como se había pactado incialmente, sino que estos seguirían en manos del actual presidente, Juan Luis Cebrián, «hasta que él considerada oportuno».

El acuerdo entre ambos se basaba en que Cebrián mantendría la presidencia no ejecutiva del grupo y Monzón asumiría una vicepresidencia con plenos poderes que supondría estar al frente de la comisión ejecutiva. Sin embargo, en el último momento, y justo antes de comenzar la reunión del consejo que ha tenido lugar hoy en Madrid, Cebrían habría informado a Monzón de que el traspaso de poderes iba a ser más prolongado de lo inicialmente previsto, lo que habría motivado el rechazo de Monzón.

Otro de los problemas que frenaban la candidatura de Monzón eran las reticencias del fondo de inversión británico Amber, que no había dado su «sí» definitivo a que Monzón presidiera el grupo editorial de el diario «El País».

La elección de un candidato de consenso como era Monzón no había sido tarea sencilla. El pastel de la compañía está repartido entre el fondo Amber Capital, (19%), Telefónica (13%), Banco Santander (4%), Caixabank (4,9%) y HSBC (9%), así como la familia Polanco.

Y es que el cambio en la presidencia ejecutiva del grupo era condición sine qua non para que los accionistas, con pérdidas millonarias desde la entrada en el capital, aceptaran participar en el proceso de reestructuración financiera del grupo. En el último año, Cebrián había perdido la confianza de los principales socios y de buena parte del consejo, incluida la familia Polanco.

La unanimidad de los principales accionistas del grupo, sobre todo Santander, Caixabank y Telefónica, en elegir al candidato definitivo, tuvo su razón de ser en las buenas relaciones personales y profesionales con el que iba a ser el nuevo presidente ejecutivo. Monzón fue el creador de Indra, que ha convertido en una gran empresa de tecnologías de información de capital español y uno de los líderes españoles en tecnologías de seguridad y defensa, con la integración de la estatal Inisel y la privada Ceselsa en la década de los años 90.