RAÚL DOBLADO

Meliá ha perdido más de 3 millones de euros por la crisis política catalana

El grupo hotelero abrirá 55 hoteles, tres de ellos en España, hasta 2019 y destina 75 millones a reformas en España

MadridActualizado:

Meliá Hotels International ha perdido más de 3 millones de euros por la inestabilidad política en Cataluña, tras un mes de octubre, que su vicepresidente y consejero delegado, Gabriel Escarrer, ha calificado hoy de «nefasto y desastroso».

La crisis catalana ha tenido una incidencia muy importante en general en el sector y pasó factura, dado que para la hostelería urbana, el último trimestre, y sobre todo a partir de septiembre, es temporada alta, ha agregado.

Escarrer ha señalado a los periodistas, en el marco de la trigésima octava edición de Fitur, que la situación fue desastrosa inmediatamente después del referéndum independentista del 1 de octubre, pero que, posteriormente, a raíz de la aplicación del artículo 155, «mejoró algo» en ciertos sectores como, por ejemplo, el turismo de negocios.

Sin embargo, en determinados segmentos como congresos, convenciones e incentivos, donde hay mucho componente internacional, con clientes procedentes sobre todo de los mercados norteamericano, alemán y británico, «por desgracia, no hay visibilidad», ha lamentado.

Escarrer ha explicado que la planificación de grupos se realiza con varios meses de antelación y «es verdad que hasta que no haya una cierta estabilidad en la zona, no hay visibilidad». Por el contrario, la incidencia del 'brexit' (la salida del Reino Unidos de la Unión Europea), «gracias a Dios, ha sido mínima», ha recalcado.

De hecho, en 2017, el grupo hotelero mallorquín incrementó el porcentaje del turismo británico en sus establecimientos y, «de momento», no observa nada que les esté afectando, ha indicado.

Apertura de 55 hoteles hasta 2019

Además, Meliá prevé abrir más de 55 hoteles entre 2018 y 2019, de los que 30 serán este año y 25, de momento, en el próximo, un ritmo de crecimiento «nunca antes alcanzado por el grupo», según Escarrer.

La compañía cerró 2017 con treinta nuevos proyectos hoteleros firmados, que en su mayoría abrirán en los próximos dos años, y que, sumados al resto de establecimientos abiertos y en fase de desarrollo, permitirán a Meliá superar las 100.000 habitaciones operativas en 2020, frente a las 97.000 actuales (385 hoteles).

De las aperturas previstas, tres -Sitges, Estepona y Mallorca- corresponden a España, donde el grupo ha destinado en los últimos siete años más de 600 millones de euros a proyectos de reformas y reposicionamiento de sus establecimientos.

Sólo entre 2016 y 2017, dicha inversión ronda los 200 millones, a los que se sumarán este año más de 75 millones adicionales, inversión que se realiza en colaboración con los socios y 'joint ventures' del grupo.

A nivel internacional, la cadena prevé invertir más de 100 millones de euros tanto en reformas como en nuevos proyectos como un hotel que abrirá, bajo la marca Paradisus, en la República Dominicana, en el próximo mes de noviembre y que ha supuesto una inversión de 120 millones de dólares.

La expansión del grupo tiene un fuerte enfoque en la región de Asia-Pacífico, aunque también la compañía crecerá en América y Cuba -donde espera llegar a 40 hoteles a finales de 2018-, así como en EMEA (Europa, Oriente Medio y África).

Asimismo, el directivo ha hecho hincapié en que, hace diez años, el 90% del ebitda provenía de los hoteles en propiedad y alquiler y solo un 10%, de los en gestión, mientras que, en 2017, se ha pasado a una proporción del 70% y el 30%, respectivamente.

La intención del grupo es llegar a un balance del 50% entre los hoteles en propiedad y alquiler y los en gestión en menos de diez años, ha adelantado Escarrer.

En cuanto a la consolidación del mercado hotelero en España y tras el frustrado intento de fusión de Barceló con NH, Escarrer ha explicado que los procesos de concentración no son negativos y la industria turística española, para ser aún más competitiva, necesitaría tener grandes 'jugadores'.

A su juicio, realmente es «extraño» que, representando el sector turístico un 14% del PIB de España, sólo haya dos hoteleras que coticen en bolsa -Meliá y NH-.

Según Escarrer, únicamente el 14 % de los hoteles en España está afiliado a grandes grupos y es una industria muy atomizado, cuando «en nuestro mercado, para ganar en competitividad, las economías de escala son muy importantes».

Meliá ve positivos esos procesos de concentración, pero Escarrer ha asegurado que, a nivel de crecimiento, el grupo se siente «muy cómoda» con las aperturas previstas para estos dos años que suponen un volumen que la empresa puede digerir sin tener cuello de botellas.

La estrategia del grupo es afianzar más su liderazgo en el mundo vacacional, que es algo que les hace únicos, y su apuesta por el mundo urbano con más ocio, ha concluido.