Un emblema arquitectónicoLa vanguardista bodega diseñada por Jesús Marino Pascual, considerada «una de las maravillas arquitéctonicas del mundo del vino, es el epicentro de la Finca Torresalas
Un emblema arquitectónicoLa vanguardista bodega diseñada por Jesús Marino Pascual, considerada «una de las maravillas arquitéctonicas del mundo del vino, es el epicentro de la Finca Torresalas

El maridaje de tradición y tecnología

Esta prestigiosa bodega oscense es pionera en el despliegue de innovaciones como el uso de robots y la prensa neumática vertical

ABCActualizado:

Sommos (www.bodegasommos.com) es una bodega vanguardista en el corazón del Somontano, cuya arquitectura es reconocida a nivel internacional como «una de las maravillas arquitectónicas del mundo del vino». Sus instalaciones, de 54 metros de altura (27 metros soterrados) y más de 30.000 m2, diseñadas por Jesús Marino Pascual, son el epicentro de la Finca Torresalas, rodeada por 155 hectáreas de viñedo. A estas se suman otras 200 más en varias fincas propiedad de Sommos, cuyas 355 hectáreas de viñedo cultivado en Somontano les han otorgado a la compañía un papel predominante en la Denominación de Origen más joven y con más proyección de España, con ancestrales raíces vitivinícolas (en el 500 A.C. ya se cultivaba la vid en el Valle del Ebro y en el siglo II A. C. existía una importante producción de vino en la zona).

Tradición y modernidad se unen en un modelo de negocio en el que alta tecnología e innovación se convierten en el punto diferencial de la bodega, con un esmerado cuidado de la materia prima, desarrollando la prensa neumática vertical (fueron los primeros en España), el robot cartesiano porta OVIS (transportadores) o el robot «Explorer» para el movimiento de barricas. Con estos procesos, se pueden transportar, por ejemplo, hasta 8.000 kg. de uva desde la mesa de selección hasta los depósitos definitivos, y cerca de once toneladas de una parte a otra de la nave.

El esmerado tratamiento de la materia prima (frutos, mostos y vinos) se mantiene con la selección de barricas de roble francés Premium para la crianza de los caldos: la madera mejorará sus cualidades e incrementará su complejidad y singularidad. Día a día, se usa la técnica de «battonage», un movimiento manual de las propias lías del vino, con lo que se preserva sus aromas frutales y se le dota de mayor untuosidad y cuerpo.

Bodega Sommos cuenta con dos líneas de vinos, en cuya composición se cuenta con uvas clásicas como las Cabernet Sauvignon, merlot, syrah, tempranillo o chardonnay y otras menos conocidas como la variedad Gewütztraminer. En el caso de la línea Glárima, con vinos muy expresivos, agradables, que han irrumpido con fuerza en el mercado, cuenta con cinco variedades (roble tinto y blanco, joven blanco, tinto y rosado). La línea Sommos, vinos caracterizados por su complejidad, elegancia y persistencia, con el perfil de la bodega como emblema, ofrecen seis opciones, como en el caso de Sommos Premium, a partir de uva seleccionada de los viñedos de Montesa: de un rojo cereza intenso y brillante, su sabor, según nota de cata, es «potente, con aromas de frutas en confitura. Estructurado, graso y de gran equilibrio, con taninos dulces. Aparecen tonos frutales y tostados que le confieren una gran complejidad y elegancia en boca, muy persistente».

Vino y más

Como parte de la actividad de la Bodega, el enoturismo se está convirtiendo en uno de sus ejes principales y en una línea de negocio claramente diferenciada. Con un amplio abanico de posibilidades, el visitante puede conocer la bodega a través de experiencias diferentes, desde la visita estándar de una hora y media de duración catando tres vinos de autor, hasta el paseo entre el viñedo en «segway» o a caballo, a través del manto vegetativo del viñedo (con la oportunidad de catar flores bajo el consejo de por Evarist March, Asesor Botánico del Celler Can Roca), pasando por la posibilidad de sobrevolar el viñedo para apreciar el diseño del mismo. La bodega también realiza catas maridadas, denominadas «12 meses 12 catas» donde el producto local y la riqueza del entorno del Somontano adquieren el protagonismo, o «Sommos Gastronomía», un recorrido por las diversas propuestas de sabor de la gastronomía española. También se organizan diversos talleres de cata, de aromas, de elaboración de vino, etc.. un amplio abanico de posibilidades que invitan a volver a visitar la bodega.

Disponen, además, de varios salones de reuniones en los que compaginar trabajo y placer, todos ellos dotados de los más modernos sistemas audiovisuales, ya que el «Team Building» es otra de las líneas de trabajo de los responsables de la bodega, en contacto directo con el mundo de la empresa: ofrecer un entorno de ocio y descanso con programas de actividades personalizadas en función del tamaño y las necesidades del grupo (tanto con propuestas al aire libre entre viñedos, como dentro de la bodega, relacionadas con el mundo del vino o tematizadas según el evento). Un restaurante para complacer el paladar, en un ambiente exclusivo en pleno Somontano, completa estas instalaciones que se han convertido en referencia en esta zona española cuyo trabajo en torno al vino es cada vez más reconocido.