El Popular fue resuelto en junio de 2017 y vendido al Santander
El Popular fue resuelto en junio de 2017 y vendido al Santander - ABC

El magnate chileno Luksic reclama al Santander más de 113 millones por su inversión en el Popular

El inversor acusa al Santander de enriquecimiento injusto y amenaza al banco con acciones civiles si no acepta resarcirle

MADRIDActualizado:

Las grandes fortunas que invirtieron en el Popular han comenzado a reclamar su dinero por la resolución de la entidad. El mexicano Antonio del Valle y otros compatriotas suyos han exigido a España que se le reintegren los 470 millones de euros en acciones que tenían del que fuera sexto banco del país. Ahora el magnate chileno Andrónico Luksic pide al propio Banco Santander que le abone los 113 millones que perdió con la intervención del grupo más los intereses legales, al considerar que con su compra exprés obtuvo un beneficio injusto.

Aeris Invest, vehículo inversor del Grupo Luksic, ha enviado una carta a la presidenta del Santander, Ana Botín, en la que recuerda que ya ha presentado recursos ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) contra la decisión de la JUR y el FROB de resolver el banco y venderlo al Santander. Luksic entró en el capital del Popular comprando el 3% de las acciones del banco en mayo de 2017, solo un mes antes de que el banco fuese intervenido y por tanto cuando ya era pública su crisis.

El inversor defiende que los datos desvelados del informe de Deloitte en base al cual se articuló la resolución del Popular pone de relieve que la operación supone «un enriquecimiento injusto, un abuso de derecho y una competencia desleal, consentida, conocida e instrumentalizada en beneficio del Banco Santander». Al respecto, los representantes legales de Luksic amenazan en su escrito al Santander con acciones civiles si no admite la reclamación o no se le ofrece una solución alternativa satisfactoria. Es más, con la presentación de esta carta el inversor consigue interrumpir el posible plazo de prescripción ese presunto abuso de la competencia.