Balanzas fiscales de 2014

Madrid aporta 19.205 millones a la solidaridad regional, casi el doble que Cataluña

El déficit fiscal de la comunidad presidida por Carles Puigdemont asciende a 9.892 millones

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto al vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto al vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras - JOSÉ RAMÓN LADRA

Un día después de aprobar la ley del referéndum catalán, el Ministerio de Hacienda ha publicado las balanzas fiscales del último año disponible, 2014. El informe, que estudia cuánto reciben y contribuyen al sistema de financiación las comunidades, arroja que en 2014, primer año de la recuperación, cuatro regiones aportaron recursos a la solidaridad regional, es decir, dedicaron más ingresos al Estado de lo que recibieron de él: Madrid (con 19.205 millones, un 9,82% del PIB) está a la cabeza, seguida de Cataluña (9.892 millones, un 5,02%), Comunidad Valenciana (con 1.735 millones, un 1,78% del PIB) y Baleares (1.516 millones, un 5,77% del PIB). El resto de autonomías recibieron más de lo que aportaron.

El sistema de financiación prevé que las comunidades de régimen común aporten al resto para cubrir las mayores necesidades de las que tienen menor renta. Ello no incluye a País Vasco y Navarra, que pese a ser comunidades ricas, al tener un régimen foral, reciben más de lo que aportan al Estado. De hecho, Navarra, que en 2013 era contribuyente neto a la solidaridad regional con 176 millones, en 2014 recibió más del Estado de lo que contribuyó, con un saldo fiscal positivo de 115 millones. País Vasco, recibió 3.387 millones más de lo que aportó.

Así lo detalla el último informe de cuentas territorializadas elaborado por el economista y director de Fedea, Ángel de la Fuente. Una de las conclusiones que se pueden extraer del documento es que todas las comunidades autónomas que aportan al sistema lo hicieron más en 2014 que en 2013, por lo que incrementaron su déficit fiscal con el Estado.

Ello es así porque varias de estas comunidades crecieron con mayor fuerza en 2014 que muchas de sus homólogas, lo que provocó que el consecuente aumento de recaudación también redundara en un incremento de su aportación para otras comunidades cuya actividad no reaccionó de manera tan favorable o son receptoras netas. Así, Cataluña aportó en 2014 mil millones más que en 2013 –su déficit fiscal pasó de 8.800 millones a 9.892– mientras que Madrid elevó su contribución en 1.614 millones. Valencia aportó 314 millones más que un año antes mientras que Baleares incrementó su saldo negativo frente al Estado en cinco millones.

Al mismo tiempo, todas las regiones que reciben más de lo que dan, tuvieron un superávit fiscal mayor en 2014 que en 2013 con la excepción de Castilla-La Mancha (tuvo un saldo positivo de 1.634 millones, 831 menos que en 2013), Murcia (que pasó de tener un déficit de 91 millones a un superávit de 108 en 2014) y La Rioja (un saldo positivo de 42 millones, 18 menos que en 2013).

El País Vasco, la mejor financiada

Donde la diferencia entre las comunidades de régimen común y las forales se observa con mayor intensidad es al analizar la financiación regional a competencias homogéneas y mismo esfuerzo fiscal per cápita. Pese a que País Vasco y Navarra son regiones ricas, son las mejor financiadas: cada vasco recibe 4.654 euros del sistema de financiación, mientras que en el caso de Navarra asciende a 3.734 euros. Muy por encima de los 2.171 euros de la media de las comunidades de régimen común.

Ello permite que frente a la media, los habitantes de ambas regiones tengan un sobreesfuerzo fiscal negativo que se articula por menores impuestos. País Vasco y Navarra tienen una financiación aparte que se articula mediante los convenios que firman con el Estado. El grupo de expertos para la financiación reclamó que se reformara su situación para incrementar su aportación a la solidaridad regional. Ceuta y Melilla, por su estatus de ciudades autónomas y al tener también regímenes especiales, presentan una financiación por habitante de 4.062 euros.

Frente a estas cifras, Madrid (con 1809 euros per cápita), Valencia (con 1.906), Murcia (1.957 euros), Andalucía (1.987 euros) y Cataluña (2.039), son las que tienen una menor financiación por habitante. Dentro de las de régimen común, las que tienen más recursos per cápita son Cantabria (2.584 euros por habitante), Extremadura (2.554 euros) y La Rioja (2.481 euros).

Las balanzas fiscales toman de referencia el sistema de carga y beneficio, que trata de medir los impuestos que paga cada habitante y le resta los beneficios que obtiene del Estado. En este sentido, a los beneficios que reciben los habitantes de los servicios públicos también reparte conceptos como las embajadas, los ministerios, el ejército o los museos entre todos los españoles, ya que pese a que estén localizados en un territorio concreto, benefician a los habitantes de todo el Estado según esta metodología.

Toda la actualidad en portada

comentarios