Vídeo: La cuesta de enero en cifras - ATLAS

La jubilación queda en 65 años y seis meses y las nóminas suben un 0,25%

Los que hayan cotizado 36 años y seis meses o más podrán seguir retirándose con el cien por cien de la prestación a los 65 años

MadridActualizado:

El nuevo año traerá cambios en las cuantías y nuevas reglas para aquel que quiera jubilarse en 2018. Los más de 8,5 millones de pensionistas que hay en España tendrán desde el pasado 1 de enero, y por quinto año consecutivo, una subida del 0,25% en sus prestaciones. Tras aplicar esa subida del 0,25%, la pensión mínima de jubilación quedará en 639,3 euros mensuales y la máxima en 2.580 euros. Los pensionistas tampoco tendrán la paga para compensar la desviación del IPC, que solía ser habitual en los años previos a la crisis. La nueva ley no prevé esta compensación, lo que este año hará perder poder adquisitivo a los jubilados. Con los precios de la energía al alza, por el encarecimiento del petróleo, las previsiones de inflación se sitúan muy por encima del 0,25% de aumento de las pensiones.

El objetivo de la Ley de pensiones es que la revalorización sea compatible con el equilibrio presupuestario del sistema lo largo del ciclo. Es decir, que periodos de crisis se compensarían con periodos de expansión de la actividad económica. Esta fórmula tiene dos límites: la revalorización mínima garantizada del 0,25% anual para evitar que en las malas épocas, como la actual, las pensiones bajen y una subida máxima del IPC más el 0,5% que se aplicará en épocas de bonanza.

Mientras, la reforma de pensiones sigue su curso. La llegada del nuevo año traerá cambios en los requisitos para acceder a la jubilación en cumplimiento de la ley de pensiones, que desde 2013 está obligando a los españoles a trabajar más años y cobrar menos como fórmulas para sostener la Seguridad Social. La norma retrasa progresivamente la edad de retiro de los trabajadores hasta los 67 años en 2027. Así, quienes quieran jubilarse este 2018 con el 100% de la pensión que les pudiera corresponder, deberán tener ya cumplidos los 65 años y seis meses. Hasta 2018, la edad de jubilación aumentará un mes por cada ejercicio, para a partir de esa fecha hacerlo en dos cada año hasta 2027.

La excepción para este retraso está en quienes ya acumulan una larga vida laboral, que podrán seguir retirándose con su pensión íntegra a los 65 años siempre que tengan cotizados 36 años y tres meses o más. Por cada ejercicio aumenta ese periodo en tres meses hasta 2027, cuando quien desee retirarse a los 65 deberá contar con una cotización de, al menos, 38 años y seis meses.

En 2018 también cambiarán los años que se tienen en cuenta para calcular la pensión, que ese año quedará fijado en 21 años. Desde 2013 se abrió un periodo transitorio hasta el 1 de enero de 2022 en el que el periodo de cotización exigido para calcular la pensión pasará de forma progresiva desde los 15 años a los 25 años. A cada ejercicio, a contar desde 2013, se le va sumando un año hasta completar los citados 25 años en 2022.

Retiro anticipado

La jubilación anticipada sufrirá igualmente modificaciones. La norma retrasa hasta 63 años y seis meses la edad para acceder a la jubilación anticipada voluntaria, que en paralelo a la legal de retiro podrá realizarse dos años antes también hasta 2027, cuando quedará en 65 años. Además, para acceder a esta modalidad son necesarios al menos 35 años de cotización, y por cada trimestre de adelanto respecto a la edad oficial de jubilación la pensión sufrirá una penalización progresiva que irá desde el 2% de la base reguladora, si se han cotizado menos de 38,5 años, hasta el 1,625% si se superan los 44,5 años cotizados.

En el caso de jubilación forzosa, podrá realizarse hasta cuatro años antes de la edad legal de retiro -en 2018, a los 61 años y seis-. Serán necesarios 33 años de cotización como mínimo y la penalización irá desde el 1,875% por trimestre adelantado para menos de 38,5 años cotizados, hasta el 1,5% para más de 44,5 años cotizados. Este año también tiene cambios en las bases de cotización. La máxima del sistema se congela en 3.751,2 euros para frenar el gasto y la mínima sube un 4%, igual que el salario mínimo, y quedaen 858 euros.