Imagen de archivo que muestra una protesta en Islandia
Imagen de archivo que muestra una protesta en Islandia - DANIEL BURGUI

Islandia pedirá a las empresas que acrediten que pagan lo mismo a hombres y mujeres

El Gobierno nórdico redactará una ley por la cual las empresas tendrán que demostrar que no discriminan a sus trabajadores por motivos de raza, etnia o sexo

MadridActualizado:

Islandia ha dado un paso más en su particular lucha contra la desigualdad. El Gobierno islandés exigirá a las empresas que acrediten que ofrecen el mismo salario a sus empleados y no los discriminan por su sexo, raza o etnia.

El Ejecutivo nórdico ha asegurado que redactará una ley este mes por la que se requerirá que todas las empresas de más de 25 empleados acrediten por escrito que basan el reparto de los sueldos en criterios objetivos, según ha publicado el diario británico «The Telegraph».

Se trata de una propuesta inédita hasta el momento. El estado norteamericano de Minnesota cuenta con certificados voluntarios, pero hasta ahora ninguna Administración en todo el mundo había planteado llevar a cabo esta medida de forma obligatoria.

Thorsteinn Viglundsson, ministro de igualdad, aseguró al presentar la propuesta que «es el momento adecuado tomar medidas drásticas y erradicar este problema». «Tenemos que asegurar que los hombres y las mujeres gozan de igualdad de oportunidades en el lugar de trabajo. Es nuestra responsabilidad tomar todas las medidas disponibles para lograrlo», sostuvo.

Esta particular ley tendría, teóricamente, el apoyo de la mayor parte del Parlamento, ya que además del Gobierno varios grupos de la oposición han reaccionado positivamente a la misma. Una vez aprobada, el Ejecutivo tendría previsto implantarla a partir de 2020.

No es la primera vez que Islandia se involucra en la lucha contra la desigualdad de género. El país ha introducido, con apoyo de prácticamente todas las fuerzas políticas, otras leyes enfocadas a combatir la desigualdad. Por ejemplo, cuenta con una norma que impone una cuota femenina en los consejos de administración gubernamentales.

Este tipo de propuestas han permitido que Islandia esté considerado como el país con menos desigualdad laboral, según un estudio del Foro Económico Mundial citado por «The Telegraph». Aún así, se calcula que el salario de las mujeres es de un 14 a un 18% inferior de media al de los hombres.