Economía

Los incentivos que utilizan las empresas para mejorar el rendimiento de sus empleados

Cada vez es más frecuente que se utilicen técnicas de motivación ajenas a la mejora del salario fijo

Las empresas estudian la forma de potenciar la motivación laboral
Las empresas estudian la forma de potenciar la motivación laboral - FOTOLIA
S.E. - Actualizado: Guardado en:

El salario fijo ya no lo es todo para estar satisfecho en un trabajo. Existen otras variables que pueden añadir atractivo a un empleo y motivar al empleado. Pese a ello, cuando se llevan a cabo estas técnicas no son explicadas al 100% por las empresas españolas, una situación que puede desembocar en malentendidos. Estas son algunas de las fórmulas más efectivas para motivar a los trabajadores.

Un salario por objetivos. En nuestro país muchas empresas consideran como incentivo pagar una cantidad variable cada año, de modo discrecional o a través de fórmulas complejas que dificultan su comprensión. Pero, en realidad, un incentivo bien diseñado y aplicado vincula la recompensa económica del empleado al nivel de los logros alcanzados y a la mejora de los resultados de la empresa. De esta manera, «los incentivos pueden conectar mejor los esfuerzos de los empleados con los objetivos esenciales para mejorar los resultados», ha explicado la consultora Juan San Andrés.

Equiparación entre hombres y mujeres. Entre los beneficios que puede tener la compensación variable se encuentra la posibilidad de facilitar la equiparación retributiva de hombres y mujeres ya que lo que obtenga cada cual no depende de su sexo sino de los objetivos conseguidos. «Los buenos sistemas de incentivos dejan en la mano del empleado el nivel de logro que quieren alcanzar y recompensan en proporción directa sin tener en cuenta ningun otro condicionante», detalla San Andrés.

Menor peso del salario fijo. Por el contrario, la retribución exclusiva en salario fijo puede estancar la productividad y no mejora de por sí la satisfacción laboral de los empleados. Las empresas que quieran mejorar el rendimiento de las plantillas pueden instaurar incentivos que fomenten la meritocracia, a través de fórmulas compensatorias que sirvan como reconocimiento visible de los méritos de los mejores empleados. Con esto se evita que «los mejores trabajadores se frustren al ver que no existen diferencias entre ellos y aquellos empleados que se exigen poco y acaban dando rendimientos pobres», explica Juan San Andrés, experto en productividad y factor humano de la consultora.

Horarios flexibles. Según esta compañía, otro beneficio de tener un buen sistema de incentivos variables es que la flexibilización de horarios es más factible porque el foco se pone automaticamente en los logros de la gente y no en cuántas horas pasa el trabajador en su puesto de trabajo. «Esta libertad para decidir es ya de por sí motivadora para los empleados pero, además, genera en ellos una mayor percepción de eficacia en su trabajo», aseguran desde la consultora.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios