Donald Trump ha puesto en marcha un ambicioso plan fiscal
Donald Trump ha puesto en marcha un ambicioso plan fiscal - AFP

Así impacta una bajada de impuestos en la economía

Donald Trump ha puesto en marcha una política fiscal expansiva para impulsar el crecimiento del PIB estadounidense

MadridActualizado:

Bajar el impuesto de Sociedades, suprimir el de Sucesiones y simplificar los tramos del IRPF. Es la receta fiscal que ha puesto en marcha el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para impulsar la economía de la primera potencia mundial. «La mayor bajada de impuestos de la historia de Estados Unidos», según sus propias palabras.

La reforma, en el caso de que finalmente prospere, supondrá un incentivo para la relocalización de grandes empresas, que tendrán un trato fiscal más favorable. También beneficiaría la demanda interna. Por contra, las previsiones apuntan a que dispararía la deuda pública del país. Estas son las claves de la última reforma impulsada por Trump:

¿Quién se beneficia con una bajada de impuestos?

En este caso, las más beneficiadas son las grandes empresas, ya que el impuesto de Sociedades cae del 35% actual al 20%, y la clase media americana. Esta rebaja supone un reclamo para muchas empresas que en los últimos años han abandonado Estados Unidos para instalarse en otros países con unas condiciones tributarias más beneficiosas. «El tipo real del impuesto de Sociedades en algunos Estados americanos se situaba en el 38%. Estados Unidos tenía una de las presiones fiscales a las empresas más altas de la OCDE», explica Javier Santacruz, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB).

Respecto a las rentas altas, la reforma de Trump les beneficia porque rebaja la tasa máxima del IRPF del 39% al 35%. Esta medida, que resulta de simplificar los tramos de este tributo, perjudica ligeramente a las rentas más bajas, ya que eleva el tipo mínimo del 10% al 12%. Eso sí, también se pretende ampliar la deducción básica hasta los 12.000 dólares para personas individuales y 24.000 euros para parejas.

¿Cómo afecta al empleo?

La intención del presidente americano es atraer inversiones con esta reforma. Lo lógico es que una bajada del impuesto de Sociedades impulse la creación de empleo. «Es el momento de entrar en el juego fiscal entre empresas. Con esta reforma, Estados Unidos puede crear entre 1,2 y 1,4 millones de puestos de trabajos», vaticina Santacruz. Según el experto, el mandato de Obama supuso una mayor presión fiscal sobre las grandes compañías porque se endurecieron las deducciones. Con esta política, Trump pretende revertir esta situación.

¿Y al PIB?

Los analistas consideran que una regulación fiscal más laxa puede favorecer a la economía estadounidense, que como la mayoría de países avanzados del mundo ha registrado discretas tasas de crecimiento en los últimos años. La teoría dice que la mencionada llegada de capital también impulsa, entre otras cosas, el consumo o la producción, lo que beneficia el Producto Interior Bruto. Distintas estimaciones señalan que este plan podría impulsar la economía norteamericana un punto al año.

¿Cuál es el aspecto negativo?

Propicia un incremento de la deuda pública. Una caída de los impuestos afecta negativamente a los ingresos de la nación. Al menos inicialmente, ya que hay expertos que aseguran que a medio plazo se contrarrestará por el incremento de la inversión. Si finalmente esta previsión no se cumple, la deuda de Estados Unidos podría incluso llegar a duplicarse. El déficit también aumentaría.

Según una estimación preliminar de la organización Comité para un Presupuesto Federal Responsable, la propuesta republicana costaría a Estados Unidos alrededor de 2,2 billones de dólares a lo largo de una década.

¿Qué ocurre con la política monetaria?

La política monetaria queda en manos del banco central del país, en este caso la Reserva Federal (Fed). Sin embargo, la teoría dice que la mejor fórmula es combinar una política fiscal expansiva (como esta) con una monetaria restrictiva. Si finalmente se cumplen las estimaciones y la economía crece con fuerza, los precios por fin repuntarán. Y con la llegada definitiva de la inflación, todo apunta a que la Fed acometerá nuevas subidas de los tipos de interés.

¿Beneficia a la economía bajar impuestos?

Javier Santacruz considera que en este caso la bajada «llega en el momento oportuno», porque permitirá a Estados Unidos ser más competitivo en un entorno en el que se está produciendo una gran expansión de empresas extranjeras, especialmente procedentes de China.