Economía

La IATA pide a las aerolíneas mantener la conectividad de Venezuela pese al bloqueo de fondos

«La situación en Venezuela es grave y lo será aún más si las aerolíneas no son capaces de mantener la conectividad mientras sus fondos siguen bloqueados», ha sostenido la organización

Un buen número de aerolíneas ha dejado de volar a Venezuela
Un buen número de aerolíneas ha dejado de volar a Venezuela - REUTERS
EFE Ginebra - Actualizado: Guardado en:

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) pidió hoy inmunidad antimonopolio al departamento de Transporte de Estados Unidos en un intento de buscar soluciones al contencioso que mantienen varias aerolíneas con el gobierno venezolano.

Venezuela adeuda a varias aerolíneas más de 3.800 millones de dólares desde hace tres años, un contencioso que persiste en el tiempo y que hasta ahora no se ha podido solucionar. Las aerolíneas no quieren dejar de volar a Venezuela, pero insisten en que se les pague lo que se les adeuda y por ello han decidido intentar ponerse de acuerdo sobre la estrategia.

Para ello, necesitan autorización del gobierno de Estados Unidos que, basado en la ley antimonopolio, no permite que las aerolíneas conversen para coordinarse, en aras a evitar posibles casos de monopolio que perjudiquen al consumidor.

«Tras años de lucha de la IATA y de sus miembros, el gobierno venezolano sigue sin ofrecer soluciones. Por ello, solicitamos al gobierno de los Estados Unidos que apruebe la inmunidad antimonopolio con el fin de impulsar medidas que no pongan en riesgo la conectividad mientras continúa el bloqueo», reza el comunicado de la entidad.

«Instamos al gobierno de los Estados Unidos a que apruebe sin demora la inmunidad para las aerolíneas con el fin de impulsar soluciones que mantengan la conectividad aérea en Venezuela. Esto ayudaría a la economía venezolana y a su gente», insiste en el comunicado Alexandre de Juniac, consejero delegado de la IATA.

La entidad explica que su estrategia pasa por defender los intereses de las aerolíneas pero evitando al mismo tiempo que Venezuela pierda más conectividad. «La situación en Venezuela es grave y lo será aún más si las aerolíneas no son capaces de mantener la conectividad mientras sus fondos siguen bloqueados», agregó Juniac.

En Venezuela rige un control de cambio que deja en manos del Estado la compraventa de dólares. Las compañías aéreas quieren trasladar a dólares los ingresos que generan por la venta de billetes en Venezuela, pero necesitan la autorización oficial y la liberación de dólares.

Violación de tratados internacionales

En 2013, el número de autorizaciones no alcanzó las operaciones de repatriación pendientes y los fondos retenidos empezaron a acumularse en Venezuela. La situación empeoró en 2015, cuando el gobierno aprobó una única solicitud de repatriación.

En lo que va de 2016, el gobierno todavía no ha realizado ninguna autorización. Actualmente, los fondos bloqueados de las aerolíneas en Venezuela ascienden a 3.800 millones de dólares.

«La negativa de Venezuela a repatriar los fondos de las aerolíneas viola los tratados internacionales de los que este país es signatario, como las disposiciones de los tratados de inversión bilaterales que exigen la inmediata repatriación de los ingresos al país de origen de las compañías aéreas», denuncia la organización.

Esta situación de impagos, de acuerdos no implementados, o directamente de falta de diálogo ha obligado a las aerolíneas a reducir considerablemente su capacidad, bien disminuyendo el número de vuelos o bien usando aeronaves con menos asientos.

La capacidad internacional de Venezuela ha caído más de un 60% desde el 2013. «Ahora, más que nunca, Venezuela necesita una robusta conectividad aérea que contribuya a su recuperación económica. Sin embargo, las aerolíneas se ven forzadas a recortar sus servicios ante la negativa del gobierno a devolver la deuda», concluye el texto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios