Turistas en las Ramblas
Turistas en las Ramblas - INÉS BAUCELLS

Hoteles de Barcelona piden medidas tras un «trimestre fatídico»

La ocupación cayó un 18% y la facturación un 8% entre septiembre y diciembre

BarcelonaActualizado:

«Un trimestre fatídico». Así consideraron ayer los hoteleros de Barcelona el último periodo de 2017, después de haberse confirmado los pésimos resultados del sector. En ese periodo, la ocupación cayó un 18% y la facturación bajó un 8%, todo ello a raíz de los episodios de «turismofobia», los atentados yihadistas y, muy especialmente, la incertidumbre por la situación política en Cataluña, según el Gremio de Hoteles de Barcelona.

El presidente del Gremio, Jordi Clos, reiteró que hubo «un cóctel de malas noticias» que han dañado gravemente la imagen de la ciudad. Ejemplo de ello es el Puente de la Constitución, en el que los hoteles tuvieron apenas un 42% de ocupación frente al 70% del año anterior. Además, en diciembre los cinco estrellas vieron un desplome de la facturación del 35%. En este periodo, se notó una drástica bajada de visitantes nacionales y anglosajones. A pesar de la mala recta final de año, la ciudad acabó 2017 con una ocupación del 80%, similar a la de 2016, y con una nueva facturación récord, un 6% más. Todo ello se debió al ritmo de negocio extraordinario del primer semestre.

«Ahora nos preocupan los próximos dos años», incidió Clos. Los hoteleros están en alerta por la tendencia a la baja del turismo de negocios, uno de los que más reserva a largo plazo y que más gasto deja. «En algunos casos hemos pasado a estar excluidos del listado de ciudades candidatas» a acoger ferias o reuniones empresariales, constató el portavoz, que reconoció que en citas como la reciente Fitur se ha notado un menor interés de los clientes por ir a Barcelona. Esta cifra coincide con el último «Observatorio Barcelona 2017» del Ayuntamiento y la Cámara de Comercio barcelonesa, que constataba que la ciudad perdía cuatro posiciones en las ciudades «top» de competitividad.

Además, aunque enero ha arrancado con cifras similares a las de hace un año, los agentes económicos ya han detectado una preocupante bajada de las reservas para marzo y abril.«Más que nunca es importante pensar en la promoción de la ciudad», aseguró Clos, que instó a las administraciones a implantar medidas urgentes para relanzar la marca Barcelona. En este sentido, abogó por aprovechar el próximo Mobile World Congress para mostrar la mejor cara de la capital catalana.

Crecimiento en el Puerto

Por otro lado, el Puerto de Barcelona detalló ayer que en 2017 consiguió un beneficio neto de 50 millones lo que supone un crecimiento del 50% respecto al año anterior. Así lo detalló el presidente de la institución, Sixte Cambra, acompañado del ministro De la Serna. El tráfico creció un 26%, el puerto de mayor crecimiento en Europa.