Pintada aparecida en el centro de Valencia este pasado verano
Pintada aparecida en el centro de Valencia este pasado verano - MIKEL PONCE

Una hoja de ruta bien planificada para atajar la saturación turística

Alienación de residentes locales e infraestructuras congestionadas, los principales problemas

MADRIDActualizado:

Todos hemos experimentado la sensación de pasear por el centro de alguna ciudad solamente rodeados por turistas, como si de un parque temático se tratase. Es este fenómeno, el de la saturación de algunos destinos turísticos, el que intenta atajar la industria. Esta misma semana ha habido una reunión en Madrid del World Travel & Tourism Council (WTTC) dedicado exclusivamente a este fenómeno que, si no se frena y sobre todo si no se previene, puede acabar deteriorando mucho el sector.

Un reciente informe de McKinsey & Company pone en negro sobre blanco los problemas que genera este fenómeno: la alienación de los residentes locales, la infraestructura congestionada, la disminución de la experiencia turística, el daño a los recursos naturales y la amenaza al patrimonio cultural. Además de identificar los problemas aconseja repartir los visitantes a lo largo del año, ajustar los precios para equilibrar la oferta y demanda, regular el alojamiento y limitar el acceso y las actividades.

Para conseguir gestionar el fenómeno de la sobreocupación, MacKinsey propone una colaboración público privada que ponga a las personas y comunidades en el centro, de tal modo que no sólo beneficie a los turistas sino también los millones de ciudadanos que viven en el centro de las ciudades y que, en ocasiones, se ven expulsados por la presión del turismo.

Gloria Guevara, presidenta y consejero delegado de WTTC, cree que «el turismo es una fuerza de bien que genera crecimiento económico y empleos. En 2017 contriburiá con cerca de 7.900 millones de dólares a la economía global y en 2030 nada menos que 1.000 millones de personas más formarán parte de la clase media en todo el mundo, con lo que viajar será cada vez más accesible. Sin embargo, estos datos no deben dejar de hacernos ver que los 20 principales países de destino atraerán más visitantes en 2020 que el resto del mundo en su conjunto».

Alex Dichter, socio senior de McKinsey & Company aseguró durante la presentación del informe que «es más fácil prevenir el fenómeno de la saturación, por lo que es más necesario que nunca planificar a largo plazo, involucrando nuevas fuentes de financiación para inversiones en infraestructura y sostenibilidad aunque, hay que recordar, el fenómeno de la saturación no es nuevo, ya que en 1881 la prensa ya se hacía eco del exceso de turistas del que se quejaban loa habitantes de la isla de Mann. El asunto no es nuevo, básicamente porque el número de turistas ha crecido exponencialmente y el top de destinos más atractivos sigue en la misma veintena desde hace décadas». En España el fenómeno de la masificación de turistas es incipiente salvo en destino como Barcelona, Ibiza o Palma de Malloca, donde han aparecido pintadas contra el turismo masivo el pasado verano.