- El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (c), junto al secretario de Estado de Presupuestos y Gastos, Alberto Nadal (i), y la secretaria de Estado de Función Pública, Elena Collado (d)
- El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (c), junto al secretario de Estado de Presupuestos y Gastos, Alberto Nadal (i), y la secretaria de Estado de Función Pública, Elena Collado (d) - EFE

El Gobierno emitirá deuda para financiar las pensiones cuando se acabe «la hucha»

El secretario de Estado, Alberto Nadal, descarta crear un impuesto específico

MADRIDActualizado:

El Gobierno recurrirá al endeudamiento para pagar las pensiones si se acaba el Fondo de Reserva, la llamada «hucha». Así lo ha asegurado esta mañana el secretario de Estado de Presupuestos y Gastos, Alberto Nadal, en el Congreso de los Diputados antes de aclarar que «las pensiones en España no están en peligro en ningún caso». En el marco de la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo, Nadal ha descartado la creación de un impuesto específico como proponía el PSOE para financiar las jubilaciones.

Si se acabara el Fondo de Reserva y el Estado no pudiera realizar disposiciones sería el Tesoro público el que emitiría deuda para pagar las pensiones, y tendría «el mismo efecto en el mercado» que si la vendiera la Seguridad Social, ha defendido Nadal. El Fondo de Reserva actúa como colchón para reducir el montante global de deuda pública, si bien su totalidad está invertido en activos. Cuando se saca dinero de la hucha, realmente lo que se hace es vender títulos para obtener liquidez. En caso de que se acabara el Fondo, en lugar de vender deuda, el Gobierno pasaría a emitirla para cubrir las necesidades del sistema de pensiones. A fin de cuentas el efecto es el mismo: tanto «sacar» dinero de la hucha de las pensiones –es decir, vender activos– como emitir deuda para financiarlas eleva el nivel de pasivo neto de las administraciones.

¿Cuándo se acabará la hucha? Previsiblemente el próximo año, ya que el Fondo de Reserva cuenta ahora con poco más de 15.000 millones, es decir que no queda ni para pagar dos mensualidades extras (la de verano y la de Navidad), lo que hace pensar que en 2017 se acabará el dinero del fondo que se llena en época de vacas gordas con los excedentes del sistema. Durante la crisis, estos beneficios han tornado en pérdidas, por lo que si llegó a contar con casi 70.000 millones en 2011, ahora está en 15.020 millones.

De cara al futuro, Nadal, ha señalado esta mañana en el Congreso de los Diputados que alcanzar los 20 millones de empleos a final de legislatura es la mejor forma de garantizar el sistema de pensiones por lo que hay que priorizar el crecimiento económico. Por ello, el secretario de Estado ha advertido a la Cámara Baja que si deroga la reforma laboral, pondrá en peligro la recuperación del empleo que sustenta el futuro del sistema de pensiones.

“Dar marcha atrás en la reforma laboral es poner en riesgo las pensiones del futuro”, ha asegurado el secretario de Estado, que ha advertido que “mantener la flexibilidad laboral” es un requisito “fundamental” para que se siga dando este crecimiento del PIB.

Nadal ha valorado que la economía española crea siete empleos por cada pensionista que se incorpora al sistema mientras antes se destruían tres puestos de trabajo por cada nuevo jubilado. “Las pensiones crecen al 1,17% y los afiliados a 3,24%, el triple”, ha apuntado.

Junto al tirón del empleo, Nadal ha dado pistas sobre cuál debe ser el futuro sistema de pensiones. A largo plazo, el secretario de Estado ha apostado por introducir el factor de sostenibilidad para adaptar el sistema a la realidad demográfica. A partir de 2019 se vincula automáticamente la pensión inicial al incremento de la esperanza de vida.

Pensiones garantizadas

Como fuere, al margen del ciclo económico, Nadal ha aclarado que los Presupuestos irán en ayuda del sistema de pensiones “cuando sea necesario”. “Aunque mañana desaparezca el fondo de reserva de la Seguridad Social el sistema estaría garantizado, porque habría transferencias desde los presupuestos”, ha señalado. Por ello, ha descrito, el nivel en el que se encuentra la hucha de las pensiones “solo indica la posición cíclica de la economía española”.

La pregunta, ha destacado, es qué debe hacer el Gobierno para que en los momentos de neutralidad cíclica el sistema de Seguridad Social sea autónomo de las cuentas públicas, por lo que se abre un abanico de opciones sobre las fuentes de financiación del sistema.