El ministro de Economía, Luis de Guindos, este martes en el Congreso de los Diputados - ÁNGEL DE ANTONIO | Vídeo: Luis de Guindos comparece en la comisión sobre la crisis financiera (Europa Press)
COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN DE LA CRISIS

De Guindos desmiente a Rato: Fue él quien dimitió y el Banco de España aconsejó el rescate de Bankia

"No había alternativa al rescate bancario", asegura el ministro, que acusa al Gobierno de Zapatero de actuar con parches ante la crisis

MADRIDActualizado:

Ni cese fozado, ni rescate pergeñado con los grandes banqueros del país en cenas secretas a espaldas del Banco de España. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha desmentido este martes en la comisión del Congreso de los Diputados que investiga la crisis la versión del expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, sobre cómo se abordó el rescate de la entidad. El responsable económico del Gobierno de Mariano Rajoy ha asegurado que ante las dificultades del banco, Rato presentó voluntariamente su dimisión y el Banco de España aconsejó la inyección de nuevas ayudas públicas.

"El lunes 7 de mayo el presidente del grupo me informó de su intención de dimitir, que también trasladó a la CNMV mediante un comunicado en el que decía haber decidido pasar el testigo a un nuevo gestor por estimar que era lo más conveniente para esta entidad", ha dicho de Guindos, recordando que solo unos días antes la entidad presentó al supervisor sus cuentas de 2011 sin el correspondiente informe de auditoría.

Esta versión contrasta con la del propio Rato, que la semana pasada en la misma comisión declaró que el ministro le había exigido su cese al frente de Bankia. De Guindos no solo negó eso, sino que incluso ha insinuado que el propio Rato propuso a José Ignacio Goirigolzarri como su sucesor. "Me pidió que hablase con Ignacio Goirigolzarri para expresarle el apoyo del Gobierno a su futuro nombramiento como nuevo presidente de BFA-Bankia, llamada que realicé poco después".

Rato, que acorralado por la Justicia y sin apoyos ya en el seno del PP usó su comparecencia ante la Cámara baja para ajustar cuentas con el que fuera su partido político durante tres décadas, también acusó a Economía de preparar su rescate con los grandes bancos del país –el Santander, BBVA y Caixabank– y a espaldas del Banco de España mientras la entidad trabajaba en un plan de recapitalización junto con el supervisor, entonces dirigido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

De Guindos ha ofrecido un relato en buena parte diferente. En concreto, el ministro ha recordado que el decreto de reforma bancaria que en febrero de 2012 exigía más saneamientos al conjunto de la banca española requería a Bankia provisiones por un total de 3.396 millones de euros. El Banco de España, según el ministro, dio luz verde al plan de saneamiento de la entidad, aunque reclamándole medidas adicionales de racionalización de sus órganos de gobierno, de aumento de su profesionalización y de venta de activos.

"El grupo comenzó entonces a presentar planes adicionales de ajuste, sin conseguir obtener la aprobación del Banco de España", ha desvelado De Guindos en primer lugar. "En paralelo, el Ministerio de Economía trabajó durante todo el mes de abril con la dirección de Bankia para tratar de solventar la situación de forma definitiva con medidas creíbles", ha añadido. Y ha rematado diciendo que Rato "planteó diferentes operaciones de fusión con diversas entidades, pero ninguna de ellas se concretó".

Llegados a ese punto De Guindos ha defendido que el presidente de la entidad presentó su dimisión. Y vino a negar que se apartase al Banco de España de la decisión del rescate. En concreto, el ministro ha asegurado que fue el exgobernador Fernández Ordóñez le recomendó personalmente por correo electrónico la conversión de las participaciones preferentes del FROB por 4.465 millones de euros en BFA, matriz de Bankia, en capital. "Además, me indicaba que la dirección general de Supervisión de la entidad ya había comunicado al grupo financiero la conveniencia de que su consejo aprobara dicha petición de conversión volunaria esa misma semana".

El 9 de mayo, ha recordado el ministro, los consejos de administración de BFA y Bankia dieron todos esos pasos. De Guindos ha señalado que el Banco de España emitió ese día un comunicado en el que esas medidas seguían sus recomendaciones de medidas adicionales.

Otra de las acusaciones vertidas por el exvicepresidente del Gobierno en sede parlamentaria es que Economía accedió a conceder los 19.000 millones de euros que exigió Goirigolzarri para recapitalizar y sanear Bankia sin un informe del supervisor que lo justificara. Al respecto, De Guindos no ha desmentido que no contase con informes del supervisor, pero ha defendido que esa inyección se acordó en función de la valoración expresa hecha por un experto independiente (Oliver Wyman) y que el plan de recapitalización con ayudas públicas contaba con el visto bueno de la comisaría de Competencia de la Comisión Europea, entonces dirigida por el socialista Joaquín Almunia.

De Guindos no solo ha querido desmentir con este relato de hechos a su exjefe, sino que además ha venido a recordar a Rato su situación judicial. En concreto, el ministro ha sacado a relucir la sentencia del Tribunal Supremo que reconoce que el folleto de salida a Bolsa de Bankia contaba con "graves inexactitudes". Cabe recordar que Rato y una treintena de exdirectivos de Bankia se enfrentan a un juicio por estafa por la ops de la entidad en 2011. En este sentido, el ministro ha atribuido la decisión de la entidad de salir a Bolsa a que con esa operación el Estado se evitaba inyectarle 5.700 millones de euros y nacionalizarla. De Guindos ha ido aún más allá y ha recordado la sanción impuesta por la CNMV a Bankia por "prácticas de manipulación de mercado en relación con sus acciones propias", esto es, por elevar de forma ilegal la autocartera de la entidad.

Más allá de la descripción de lo que fue la salida a Bolsa y el rescate de Bankia, De Guindos ha defendido la actuación del Gobierno de Rajoy nada más llegar al poder como una actuación contundente y necesaria ante la dejadez del Ejecutivo socialista de Zapatero, al que ha acusado de poner solo parches y no abordar ninguna reforma ante la difícil situación fiscal y financiera del país. "No había otra alternativa , dado el riesgo inminente de que las dudas sobre el sector financiero acabaran extendiéndose también al Tesoro", ha dicho sobre el rescate bancario, asegurando que no pedirlo hubiese supuesto el rescate total del país en el mejor de los casos y la salida de España del euro en el peor por la suspensión de pagos del sector y la incapacidad del FGD para devolver los depósitos.