Las empresas que han anunciado un cambio de sede se han revalorizado en Bolsa
Las empresas que han anunciado un cambio de sede se han revalorizado en Bolsa - EFE

Grifols, la única empresa catalana que queda en el Ibex

La farmacéutica, que tiene en Irlanda su sede fiscal, ha anunciado que «actualmente no hay ninguna previsión para cambiar de ubicación ninguna de las sedes corporativas»

MadridActualizado:

El «155 económico» se ha aplicado automáticamente. Sin necesidad de un debate político, sin que nadie lo pidiese. Las grandes empresas no están teniendo piedad con el órdago secesionista y han comenzado su particular fuga de Cataluña. Desde el 1 de octubre, casi 30 compañías han trasladado su sede social fuera de la región. Oryzon fue la primera cotizada en hacerlo y anunció el cambio de sede social el pasado martes. Tras ella, el goteo ha sido incesante.

Caixabank, Sabadell, Gas Natural, Colonial, Abertis y Cellnex, todas ellas empresas del Ibex 35, han abandonado Cataluña en los últimos días. Seis de las siete empresas catalanas que estaban presentes en el selectivo español. Únicamente Grifols aguanta en el Ibex. Y su presencia en Cataluña no parece del todo garantizada si la Generalitat declara la independencia unilateral.

Si bien este lunes la compañía ha asegurado que «actualmente no hay ninguna previsión para cambiar de ubicación ninguna de las sedes corporativas», también ha puntualizado que «en el hipotético supuesto de que la actual situación derivase en un nuevo escenario que pudiese afectar el curso normal de los negocios o de la situación financiera de la compañía, el consejo acordaría las medidas necesarias».

Todo ello respecto a la sede social de la compañía, que desde hace poco más de dos años tiene su sede fiscal en Irlanda. Esta decisión se realizó, según aseguró entonces la compañía, por la estabilidad del «marco legal y regulatorio», y la facilidad para establecerse físicamente en el país.

Independientemente de la reacción de Grifols ante una Cataluña fuera de España, lo cierto es que la región ha perdido en estos últimos días la presencia en el Ibex que había logrado en los últimos años. Cataluña era, junto a Madrid, la única comunidad que contaba con más de dos empresas dentro del selectivo español. Antes de la celebración del referéndum ilegal, Cataluña vivía su particular «época dorada» en la Bolsa española.