La cúpula de Unicaja Banco, el pasado junio durante la salida a Bolsa de la entidad
La cúpula de Unicaja Banco, el pasado junio durante la salida a Bolsa de la entidad - EFE

El FROB cobra 396 millones por las ayudas a Ceiss, Caja3 y Liberbank

Unicaja pide devolver el rescate de Caja España Duero tras captar 757 millones con su salida a Bolsa

MADRIDActualizado:

A pesar de que la factura final del rescate bancario se augura millonaria para las arcas públicas, no todas las cajas de ahorros apuntaladas con recursos públicos han supuesto un quebranto para el Estado. Es más, con algunas de ellas incluso ha obtenido algún rendimiento. Es el caso de Liberbank; de Caja 3, ahora en manos de Ibercaja, y de Banco Ceiss, absorbido por Unicaja, que recibieron 1.135 millones de euros en ayudas. Las tres entidades no solo han devuelto esas ayudas en tu totalidad, sino que por ellas han pagado al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) intereses por 396 millones de euros.

Las tres cajas recibieron en marzo de 2013, en el marco del rescate bancario, recursos público en forma de bonos convertibles contingentes («cocos», en el argot financiero) emitidos por el fondo de rescate español para reforzar su solvencia. Liberbank recibió 124 millones, Caja 3 pidió 407 y Ceiss fue apuntalada con un total de 604 millones de euros, comprometiéndose las tres a devolver ese préstamo en un plazo determinado.

El primer grupo en cumplir con ese compromiso fue el formado por Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extramadura; Liberbank amortizó esos 124 millones en deuda en diciembre de 2014. La pasada primavera, Ibercaja, entidad heredera de Caja 3, saldó la deuda de esta al completar la devolución de los mencionados 407 millones. Por último, Unicaja empezó a cotizar el pasado mes de junio en Bolsa, operación con la que captó 757 millones de euros, con el objetivo precisamente de devolver los 604 millones en ayudas que recibió su filial Banco Ceiss y recomprar al FROB por 62 millones la participación que el fondo aún mantiene en la antigua Caja España Duero. La entidad malagueña, según ha podido saber ABC, ya ha iniciado los trámites ante las autoridades para desembolsar ese dinero, solicitando permiso para efectuar el pago.

Intereses de hasta el 9,75%

Ahora bien, esos bonos convertibles no han resultado gratis para las tres entidades, pues implicaban el pago de un tipo de interés creciente al FROB. En concreto, los títulos se concedieron a un interés anual inicial del 8,5%, que fue aumentando año a año hasta alcanzar el 9,75% en 2016, según las cuentas de fondo de rescate bancario.

Así las cosas, Liberbank abonó por ese concepto un total de 19 millones al Estado, Ibercaja pagó 143 y Unicaja, que realizó el último abono el pasado julio, 234 millones. De esta forma, el FROB no solo ha recuperado los 1.135 millones en deuda convertible, sino que ha obtenido una rentabilidad de 396 millones.

Factura en garantías a Unicaja: 288 millones

Como fuere, a esa cifra habrá que restar el dinero que el fondo de rescate acabe gastando en las garantías que concedió a Unicaja para que se hiciese con Ceiss, referidas básicamente a la compensación a bonistas de la caja castellanoleonesa por la comercialización irregular de esos títulos. Hasta ahora, el FROB tiene constituida a tales efectos una provisión de 288 millones. Además, la fusión inicial de Caja España y Caja Duero en 2010, germen de Banco Ceiss, generó al Estado unas pérdidas de 525 millones.

Los intereses cobrados por esos «cocos» se suman a los 1.838 que el Estado ha recuperado hasta la fecha con la venta de acciones y el dividendo de Bankia; los 977 millones que inyectó a Banca Cívica y devolvió Caixabank; los 1.003 millones que obtuvo con la venta de Novagalicia Banco, y los 782 millones con la enajenación de Catalunya Banc. Todo ello no alcanza aún ni el 10% de los 55.745 millones de euros usados en el rescate.