Economía

El fondo chino Fosun negocia comprar el 30% del banco luso Millennium BCP

La entidad aprueba la primera condición exigida por el inversor: agrupar cada 75 acciones del banco en una nueva

Imagen de una sucursal de Millennium BCP en Portugal
Imagen de una sucursal de Millennium BCP en Portugal - ABC
FRANCISCO CHACÓN Corresponsal En Lisboa - Actualizado: Guardado en:

El panorama financiero no deja de mover ficha para alejar la amenaza del colapso al otro lado de la frontera. Después del visto bueno a la oferta pública de adquisición (opa) de Caixabank sobre el Banco Portugués de Investimento (BPI), es ahora el Banco Comercial Portugués (Millennium BCP) el que se encuentra en pleno proceso de reconversión en busca de la solvencia. En ese marco, el fondo chino Fosun tiene muy avanzadas las negociaciones para hacerse con el 30% de la entidad.

De hecho, ya se ha cumplido su primera condición impuesta por el fondo: la fusión o agrupación de las actuales acciones del banco. Desde el próximo 24 de octubre, cada 75 títulos del BCP se canjearán por uno de esta nueva etapa con el objetivo de que el mercado pueda absorber mejor esas acciones, es decir, que no se diseminen tanto y alcancen más valor.

La Bolsa de Lisboa no ha tardado en reaccionar al anuncio realizado este miércoles y el banco ha elevado su cotización casi un 4%. Una circunstancia que se interpreta de forma muy positiva en el maltrecho mundo financiero luso, pendiente de la recapitalización definitiva de Caixa Geral de Depósitos y de la venta de Novo Banco de aquí al verano de 2017.

El consejo de administración de Millennium BCP acaba de hacer público un comunicado que hace hincapié en «la evolución favorable registrada en el cumplimiento de las condiciones planteadas por Fosun en su propuesta de inversión». En la misma nota, remitida a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM), se confirma que «van a proseguir, hasta finalizar, las negociaciones en exclusiva con Fosun». Una prueba de que la oferta del gigante asiático se considera salvadora.

Todo parece indicar que se cumplirá en breve la segunda condición para que se materialice de forma definitiva: desbloquear el límite a los derechos de votos del 20% en el consejo de administración. Es exactamente lo mismo que exigió Caixabank en BPI, aunque en este caso los chinos no hallarán una oposición interna tan fuerte como la que frenó a los catalanes durante dos años y medio.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios