Imagen de la edición de Fitur del año pasado
Imagen de la edición de Fitur del año pasado - ABC

Fitur se inaugura este año con un 13% más de expositores internacionales

La Feria Internacional de Turismo generará para Madrid unos ingresos de 260 millones de euros gracias a las casi 5.000 personas que trabajan estos días directamente en el recinto ferial de Ifema

MADRIDActualizado:

La Feria Internacional del Turismo, Fitur, cuenta este año con un 13% más de expositores internacionales siguiendo "el ritmo de crecimiento sostenido registrado en los últimos tres años", fruto de las buenas expectativas hacia un sector de cifras récord y en línea con el liderazgo turístico que vive España, que ha permitido a la feria consolidar su proyección en el calendario ferial de una de las industrias más potentes.

Pero, ¿se puede mantener este ritmo?. La directora de Fitur, Ana Larrañaga, ha asegurado que España está "muy preparada para afrontar los retos del turismo, donde la tecnología jugará un papel determinante". "Va a ser difícil, hay mucho margen de mejora, pero se conseguirá. No tengo ninguna duda en la capacidad del sector público y del privado en que se abordarán los desafíos que vengan", ha afirmado en una entrevista con Europa Press.

En este sentido, ha defendido que España está transmitiendo una imagen de seguridad y de confianza "muy alta" y que Fitur como marca contribuye al éxito de las ferias en Madrid y a la imagen del país.

Todo está ya preparado. Fitur generará para Madrid unos ingresos de 260 millones de euros gracias a las casi 5.000 personas que trabajan estos días directamente en el recinto ferial de Ifema en Madrid (camareros, azafatas, registradores, transportistas).

Para Larrañaga, Fitur es "un reflejo de la sociedad española" que ha sabido en los últimos años adaptarse a la diversificación del turismo con nuevas secciones, lo que aporta consolidación, y que ha puesto el foco en la tecnología como herramienta útil para ser más competitivo y atender a las nuevas necesidades del turista.

"España alcanzó el tercer lugar en llegadas de turistas internacionales en el año 98. Desde entonces no ha caído de ese puesto y acabó como segunda potencia en 2017. Haberse mantenido desde entonces con la competencia creciente existente denota que detrás hay un trabajo y unas estrategias muy sólidas, seguro que mejorables, pero que han ido afrontando retos y mantenerse entre los tres países más visitados", ha apuntado.

Para Larrañaga el crecimiento brutal del turismo en España "irá consolidándose" no solo en términos cuantitativos también cualitativos y de ingresos. "Si la economía va bien está demostrado que seguimos viajando", ha opinado, para añadir que el mercado emisor español ha crecido un 16%, tanto en número de viajes como en gasto, lo que atrae el interés de los mercados internacionales para promocionarse en nuestro país.

Teniendo en cuenta la participación, con más de 10.000 empresas procedentes de 165 países integradas y casi 820 stands, un 8% más, las perspectivas de que fructifiquen los contactos comerciales "son buenas y de eso se trata", pues Fitur es "un espacio de negocio", ha apuntado Larrañaga.

"África crece, Asia crece, América crece y Europa crece. Solamente Oriente Próximo se estanca por la situación de mayor inestabilidad en esos mercados. Este año hay más oferta y ven oportunidades interesantes en el mercado español para atraer turistas a sus países", ha explicado. Estos crecimientos se reflejan en Fitur con un aumento del 20% de la presencia de África en la feria, entorno al 17% más de Asia-Pacífico o el 7% que crece Europa.

En cuanto a España, fidelizar con servicios de máxima calidad a precios competitivos ofreciendo elementos de valor complementarios para atraer turistas de calidad son las claves. Un ejemplo es Fitur Festivales que puede ayudar a complementar el turismo de 'sol y playa' con otros atractivos y atraer a otro tipo de visitante..

En este sentido, Larrañaga califica de "incuestionable la importancia de la tecnología" pues los destinos, no solo ya las empresas, apoyándose en una base tecnológica pueden dar servicios y prestaciones más eficientes. "La tecnología es una herramienta, no un objetivo", ha matizado.