Imagen de archivo datada el 14 de marzo del 2013 del antiguo presidente del fabricante automovilístico alemán Volkswagen Martin Winterkorn
Imagen de archivo datada el 14 de marzo del 2013 del antiguo presidente del fabricante automovilístico alemán Volkswagen Martin Winterkorn - EFE

La Fiscalía alemana investiga al antiguo CEO de Volkswagen por manipular el mercado

Volkswagen dijo a comienzos de marzo que Winterkorn fue informado a tiempo, en mayo de 2014, de la manipulación de las emisiones de gases

BerlínActualizado:

Lunes negro para el ex CEO de Volkswagen (VW), Martin Winterkorn. Mientras en la mañana se enteraba a través del diario económico Handelsblatt que como mínimo tendrá que pagar 1,5 veces su sueldo anual por su responsabilidad en el dieselgate. Por la tarde la Fiscalía de Braunschweig anuncia que le investiga por sospecha de manipulación del mercado en el escándalo por las emisiones NOx (óxidos de nitrógeno). La Fiscalía de Braunschweig (al norte de Alemania) ha dicho que investiga también a otra persona, pero no ha facilitado su nombre, aclarando que no se trata del actual jefe del fabricante de coches de Wolfsburgo, Hans Dieter Pötsch.

Científicos californianos descubrieron en 2015 que vehículos de VW emitían en carretera cuarenta veces más gases que en las pruebas de homologación, lo que llevó al fabricante alemán a reconocer en septiembre 2015 que a nivel mundial unos 11 millones de sus coches diesel llevaban un software –desarrollado por ingenieros de Audi en 1999– que detecta si el coche pasa por una prueba cambiando el régimen del motor para que emita menos gases nocivos: el dieselgate llevó a Winterkorn a renunciar y a VW a perder en dos o tres semanas un 40% de su capitalización bursátil y recortará alrededor de 3.000 empleos en sus oficinas de Alemania antes de 2018.

Las investigaciones de la Fiscalía se basan en las demandas contra VW por considerar que Winterkorn –quien ha insistido en todo momento en que no sabía nada– informó demasiado tarde de la manipulación de las emisiones. VW, por su parte, ha hecho hincapié en que la junta directiva de la compañía no violó el deber de comunicar informaciones relevantes de la empresa para los mercados financieros y ha calificado de «injustificadas» las demandas que han presentado algunos accionistas. La legislación alemana obliga a las empresas a publicar inmediatamente informaciones relevantes que puedan influir en la cotización de las acciones.