Economía

El fiscal, sobre el juicio por las tarjetas «black»: «En este entierro tienen vela todos los españoles»

El Ministerio Público rechaza la petición de los acusados de anular la prueba de sus gastos y señala que el rescate de Bankia justifica aún más la investigación de esos cargos

El fiscal ha indcicado que Bankia tenía derecho a acceder a los correos de empresa - REUTERS
LUIS P. ARECHEDERRA / MONCHO VELOSO - Actualizado: Guardado en:

El fiscal del caso Bankia, Alejandro Luzón, ha rechazado este martes que la prueba que sostiene la acusación contra los usuarios de las tarjetas “black” de Caja Madrid y Bankia (esa hoja de Excel con los gastos de los banqueros) sea una invención y que fuera obtenida de forma ilegal, lo que invalidaría todo el proceso según los implicados. Luzón, en un brillante discurso, ha desmontado esta tesis y ha señalado que el rescate con fondos públicos que necesitó Bankia refuerza la investigación.

“En este entierro tienen vela todos los españoles”, ha expresado el fiscal en respuesta a uno de los abogados defensores, quienes ayer trataron de expulsar a Bankia y el FROB (el órgano del Gobierno para rescatar el sector financiero) como acusaciones. Luzón ha explicado que el derecho a la intimidad (el que consideran violado los ex altos cargos) no es absoluto y está limitado por el interés de Bankia en comprobar la práctica de supuestas actividades delictivas, “más teniendo en cuenta la inyección tan importante de fondos públicos” que recibió: los 22.424 millones de euros que el Estado aportó para sanear la entidad. La Fiscalía puede pedir los datos de los gastos con una Visa para perseguir delitos, dejó claro.

El representante del Ministerio Público ha viajado al origen de la investigación y ha señalado que Bankia tenía derecho a acceder a los correos de empresa de sus consejeros y empleados, que los utilizaron además para estrictas cuestiones profesionales. “Era una medida ponderada y equilibrada”, ha insistido Luzón, quien ha recordado que uno de los banqueros hablaba en ellos de tarjetas “black”, una pista clara que apuntaba a los delitos. Así, Bankia encargó dos informes forenses para investigar lo sucedido y envió los mismos al FROB, quien denunció ante la Fiscalía Anticorrupción, una práctica muy habitual en estos tiempos revueltos. “No es que pueda hacerlo, es que estamos haciéndolo a diario”.

También defendió el fiscal la validez de la hoja de Excel, a pesar de la ausencia de soportes documentales que respalden los cargos. Luzón argumentó que la huella de los gastos generaba su correspondiente anotación en el banco y que son los acusados quienes deben demostrar que el documento mercantil que recopila los cargos “es inveraz”, algo que ya ha rechazado la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Recordó que los usuarios no impugnaron en su momento los cargos

Bankia yel FROB, afectados

Luzón ha tratado así de desmontar cada una de las alegaciones de las defensas con argumentos puramente jurídicos. Ahora bien, el fiscal ha apuntado en varias ocasiones a ese rescate millonario como una suerte de agravante. Lo usó, primero, para justificar el acceso de Bankia y la Fiscalía Anticorrupción a los correos electrónicos y al detalle de la lista de gastos hechos con las Visas opacas. Además, después, recurrió a esa realidad para defender la presencia tanto de Bankia como del Fondo de Reestructuración, encargado de inyectar esos recursos públicos al banco, en el juicio. "El FROB representa los intereses de todos los españoles", ha dicho.

Los abogados de los acusados plantearon ayer que tanto Bankia como el FROB no pueden ejercer la acusación por no ser parte afectada u ofendida por los hechos enjuiciados. En su lugar, esgrimen que fue Caja Madrid, ahora convertida en una mera fundación, la que corrió con esos gastos. Sin embargo, el fiscal rechazó esa tesis explicando que Bankia, por un lado, recibió todo el negocio bancario de Caja Madrid, incluidos su partida de costes, donde se incluyen esos gastos. Además, Luzón ha recordado a la sala que uno de los acusados, el expresidente de la entidad Rodrigo Rato, replicó el sistema de tarjetas "black" que había en Caja Madrid a su llegada a Bankia, y que varios consejeros y altos directivos siguieron haciendo uso de ellas en 2010, 2011 y 2012, con cargo ya a las cuentas de Bankia y no de Caja Madrid.

Los abogados tanto de Bankia como del FROB insistieron en defender el impacto de los hechos enjuiciados en sus cuentas. En concreto, ambos letrados explicaron que el deterioro del patrimonio que supuso ese gasto de más de 12 millones de euros en Caja Madrid lo heredó Bankia en su balance, resultanto así perjudicado directo. Y el FROB sera afectado en la medida en que las ayudas que inyectó al banco serían menores sin ese perjuicio. "El FROB ha sufrido un perjuicio directo por el costosísimo proceso de saneamiento de Bankia", ha dicho el abogado del fondo, quien ha recordado a los acusados que el Estado tuvo que intervenir en Bankia apra garantizar la estabilidad de una entidad que habían puesto en peligro, entre otras cosas, esas prácticas irregulares.

Para reforzar esa idea que de Bakia era la heredera total de Caja Madrid el abogado de la acusación popular ejercida por la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), Andrés Herzog, recordó que el banco no solo absorbió el negocio financiero de la caja, sino también sus bases de datos y añadió que hubo un proceso de integración de los sistemas informáticos. Más aún, Herzog apuntó también como el FROB financi el SIP de Caja Madrid, Bacancaja y otras cinco entidades menor en BFA-Bankia con 4.495 millones de euros con los que luego se recapitalizó el grupo resultante.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios